Zona Franca | ¿Cómo evitar los ‘maneles’?: asistencia de mujeres a programas de opinión
Red+ Noticias | Zona Franca | Bogotá
30 de jul de 2020 15:05

¿Por qué las mujeres participan menos en programas de opinión? ¿Qué factores acentúan la brecha de género en medios? ¿Qué hacer al respecto?

El último estudio publicado por la empresa de consultoría Cifras y Conceptos sobre los programas de opinión en Colombia muestra claramente que es necesario seguir trabajando en múltiples aspectos: representación de organizaciones sociales, comunidades indígenas y afrocolombianas y diversidad de partidos políticos. 

En materia de género, los números tampoco son muy esperanzadores: de los programas analizados, ninguno logra alcanzar el 30 % de participación femenina. Es aquí donde surgen los ‘maneles’; espacios de debate en los que la mayoría -o totalidad- de invitados son hombres. 

Esto demuestra que en el campo de la opinión pública en medios las voces de las mujeres siguen siendo invisibilizadas por factores estructurales asociados a la desigualdad de género.

Pero ¿cómo aumentar la presencia de mujeres en los programas de opinión? Frente a este tema, en Zona Franca la abogada María Adelaida Ceballos y la politóloga Sandra Borda nos dan algunas sugerencias. Principalmente, resulta fundamental dar una mirada a las redes de contactos que se tienen para la producción de un panel, donde usualmente los productores del programa conocen más expertos del género masculino. 

Borda afirma que “hay un fenómeno de reproducción que hace que la gente que se conozca sea siempre la gente que se tiende a invitar más; y como los que se conocen son más hombres que mujeres, es muy difícil salirse de ese círculo vicioso”. 

Ahora, esto no significa que haya menos expertas en los temas tratados dentro de estos espacios, sino que no tienen tanto reconocimiento público en medios de comunicación. Una sugerencia para atacar este problema recae directamente en el ‘detrás de cámaras’, donde Ceballos asegura que “es importante que los organizadores tomen un rol activo en tratar de combatir esas barreras con las que se enfrentan las invitadas”.

Igualmente, ambas destacan que estos espacios pueden ser bastante hostiles frente a las opiniones femeninas, por lo que es fundamental promover un espacio de debate sano donde las discusiones ocurran con un respeto mínimo entre los asistentes.

Otro punto a tratar tiene que ver con las labores de cuidado no remunerado que desempeñan las mujeres en sus hogares. Uno de los mayores inconvenientes a los que se enfrentan muchas de las invitadas tienen que ver con los horarios de realización de los programas; al ser estos usualmente en la noche, esto interfiere con el tiempo que ellas pueden compartir con sus hijos. Según el DANE, las mujeres trabajan más horas diarias que los hombres debido a labores de cuidado. 

 

Contenidos web relacionados