Foto
20 de may de 2021 11:00
Un divorcio puede ser una experiencia sanadora, todo depende de quién sea su soporte
Red+ Noticias | Bogotá

La causa principal de los divorcios en Colombia es el factor cultural de un patrón de infidelidad, seguido de la violencia intrafamiliar en todos los estratos socioeconómicos, violencia económica, y violencia psicológica; a veces tan sutil, que pasa inadvertida por mucho tiempo, hasta que el afectado o la afectada no lo consiente más.

La pandemia no solamente ha sido la causa del detrimento patrimonial de personas y empresas, también es una causa inequívoca del deterioro de las relaciones personales. En el caso de los matrimonios la situación no es distinta, si un matrimonio, por ejemplo, venía atravesando por una circunstancia de dificultad, la pandemia se encargó de empeorarla.

  • A pesar de que tomar la decisión de divorciarse no es fácil, sobre todo a las parejas que llevan muchos años de casados,  esto puede hacerse de forma amigable y no tortuosa como muchos lo han vivido. “Soy de las que piensa que se logra mitigar el dolor si se sigue siendo mamá y papá en el lugar donde se encuentren, así como pienso que es peor que un hijo vea a su mamá y a su papá infelices porque se sienten obligados a estar juntos, eso es lo que los afecta más”, afirma la experta Maritza Vergara, abogada de familia.

De otro lado, considera que hay un factor de intolerancia muy fuerte, de competencias, de “no aguanto nada”, de inmadurez, en algunos casos de injerencia de parte de las familias de cada uno; esta  última razón es más común en parejas de estratos socioeconómicos bajos,  que deben convivir con toda su familia o con otras familias,  lo cual se torna muy desventajoso para lograr unanimidad en el vínculo matrimonial.

  • El divorcio, aunque es doloroso,  frustrante y en la mayoría de los casos ocasiona ira y resentimiento, puede ser una experiencia sanadora si el  involucrado escucha, se deja orientar y asesorar de un profesional en la materia. Es muy importante buscar un buen abogado, que sea asertivo, empático, con buena comunicación, afable pero contundente, que sepa conducir a la persona y explicarle todo su proceso. Lo mejor siempre será un divorcio de común acuerdo, pero no siempre es así, por lo general hay uno que se afecta más, y esto lo hace difícil, y es cuando toca pensar en el divorcio contencioso, revisar las causales e interponer una demanda.
“Mi consejo es que si la relación no va más, llegó a su fin, “lo intentamos pero no se pudo”, siéntense, por más doloroso que sea, así como nos casamos de felices, podemos divorciarnos no felices pero sí sanamente, por la pareja, por los hijos, porque se merecen paz, tranquilidad y porque así podrán ser unos buenos padres, sobre todo si sus hijos son pequeños o adolescentes, será muy bueno para ellos ver unos papás tranquilos, y por qué no, felices” agrega Maritza.

Por último, pero no menos importante, al momento de casarse se pueden tener en cuenta varios aspectos para llevar la fiesta en paz:

  1. CAPITULACIONES: No son otra cosa que la separación de los bienes que se tienen antes de contraer matrimonio, para que estos no entren a formar parte de la sociedad conyugal.
  2. HERENCIAS: Estas no forman parte de la sociedad conyugal, se hayan adquirido antes del matrimonio o después de este.
  3. PROPIEDADES: se pueden incluir en las capitulaciones, pero también se debe pensar qué bienes dejar por fuera o no y que hagan parte de la sociedad conyugal.
  • Las capitulaciones son un instrumento que se hace mediante escritura pública ante notario y hay que registrarlas para que tengan validez. Son una muy buena opción para que en un eventual divorcio, queden solamente incluidos los bienes que se tengan producto de la sociedad conyugal.

¿Cómo y cuándo acudir a un abogado en un divorcio?

En el momento en que se esté tomando la decisión de divorciarse por una de las partes o por las dos si es de común acuerdo, debe ser buscado el abogado que entra a explicar el proceso, a orientar y dar  luces sobre cómo se debe hacer, qué se debe tener en cuenta, la documentación requerida, cómo será la custodia de los hijos si son menores de edad, qué es lo mejor para ellos, cómo distribuirse los bienes, los pasivos, dónde se hará, si se requiere de una conciliación, a dónde se realizará, entre otras cosas.

  • El abogado, en dado caso, también dará asesoría en cuanto al tipo de divorcio, teniendo en cuenta que el divorcio como tal existe sólo en el matrimonio civil. En el matrimonio católico existe la figura de la cesación de efectos civiles, y en todos los casos se deberá liquidar la sociedad conyugal existiesen o no bienes para repartir, que si no existen esta se liquidará en ceros.

Así mismo, si hay que demandar a su pareja pues existiendo una causal de divorcio no accede a conceder, se debe orientar y asesorar de como es el procedimiento jurídico para hacerlo.

Contenidos web relacionados