Túnel de la Línea | El abecé del corredor vial que vio la luz 11 años después
Red+ Noticias | Bogotá
4 de sep de 2020 17:05

La megaobra que puso en funcionamiento el presidente, Iván Duque, es el más largo de Latinoamérica y está ubicado entre los departamentos de Tolima y Quindío. Este une al suroccidente con el centro del país a través de 8,6 kilómetros por la montaña.

Este viernes el túnel de la línea finalmente vio la luz luego de once años de haberse firmado los primeros contratos; para conectar a los municipios de Calarcá en Quindío y Cajamarca en el Tolima. Esta es la obra más representativa de la ingeniería colombiana, con una inversión superior a un billón de pesos, y que permite a los viajeros traspasar, literalmente, la Cordillera Central.

  • Son más de 8,6 kilómetros tendidos a 2.400 metros de altura, sobre el nivel del mar, que evitarán el ascenso hasta el Alto de la Línea, ubicado a 3.300 metros de altura, a quienes conducen desde el occidente colombiano como: Buenaventura, Cali o el Eje Cafetero.

Esta es la principal construcción de un plan que será desarrollarlo por fases; con la ejecución de las obras de una doble calzada de 30 kilómetros; con 31 viaductos, 25 túneles y tres intercambiadores viales. Para un total de inversiones que ascienden a 2,9 billones de pesos.

  • El túnel cuenta con tres carriles: dos para la operación normal y uno para la atención de contingencias, en 12 metros y medio de ancho total. Y fue bautizado como Darío Echandía, el tolimense que inició su vida política en Armenia como concejal y entre octubre de 1943 y mayo de 1944 fue presidente de la República; además logró ser gobernador en 1958 y ministro de Justicia en 1966.

En sus inicios, el corredor vial piloto de exploración permitió conocer el tipo de roca que debían atravesar y las fallas geológicas; ahora este es utilizado como de rescate y atención de emergencias y comunica con el principal a través de 17 galerías ubicadas a 500 metros.

  • En su construcción trabajaron 6.050 personas, y sus nombres quedaron grabados en un monumento. 

La construcción tiene instalada la más moderna tecnología de ventilación, iluminación y control; también fueron empleados equipos electromecánicos de última generación.

  • El proyecto del cruce de la Cordillera Central ha tenido 24 contratos, 13 de ellos de obra y once de interventoría y será entregado en dos momentos. En esta oportunidad, se hará la entrega de la primera parte, con el túnel y sus anexos y en abril de 2021, se hará con lo que queda pendiente.

Entre los beneficios que tendrá esta obra está el aumento de la velocidad de 18 a 60 kilómetros por hora, el ahorro de 850 horas cada año; también una reducción de la accidentalidad, disminución de 270.000 millones de pesos en costos de operación y logística de transporte.

  • Entretanto, el próximo año cuando sea entregada la totalidad del proyecto, las autoridades de transporte calculan un ahorro en tiempos de viaje de una hora y 20 minutos en condiciones normales.

En consecuencia, el país también mejorará su competitividad al facilitar la conexión con el puerto de Buenaventura, que mueve el 42 por ciento del comercio exterior colombiano.

Contenidos web relacionados