Foto
3 de jun de 2020 16:55
Otro golpe de EU a China, sus aerolíneas no podrán ir a ese país de Norteamérica
Red+ Internacional | AFP | Washington, EE.UU.

La tensión entre China y EE. UU. continúa en aumento; esta vez, por las prohibiciones de ingreso o salida de aerolíneas chinas al territorio estadounidense.

Este miércoles, EE. UU. ordenó suspender los vuelos de aerolíneas chinas luego de que Pekín prohibiera a compañías estadounidenses reanudar sus servicios a China.

"Aerolíneas estadounidenses pidieron reiniciar el servicio de pasajeros desde el 1º de junio. La negativa del gobierno de China a aprobar esas solicitudes es una violación de nuestro Acuerdo de Transporte Aéreo". Departamento de Transporte de EE.UU. a través de un comunicado.

La suspensión estará vigente a partir del 16 de junio, pero empezaría a regir antes si Donald Trump lo ordena. Esta interdicción afectará a siete compañías chinas, entre ellas gigantes como Air China y China Eastern Airlines, a pesar de que excluye los aviones de carga.

  • Las aerolíneas estadounidenses redujeron o suspendieron abruptamente sus servicios a China como consecuencia de la pandemia. Pero United y Delta presentaron a comienzos de mayo solicitudes para reanudar vuelos y no recibieron el permiso de la Autoridad de Aviación Civil (CAAC) del país asiático.

Sin embargo, en marzo, Pekín autorizó a las aerolíneas locales operar un vuelo por semana desde y hacia un país extranjero, un límite impuesto para contener la propagación del nuevo coronavirus.

  • Las aerolíneas estadounidenses celebraron la decisión del gobierno. Airlines for America, el principal grupo de presión del sector, considera que es una buena forma de garantizar la "equidad" y una sana competencia.
"Esperamos que este procedimiento prolongue los derechos de las aerolíneas estadounidenses según el acuerdo sobre el transporte aéreo entre Estados Unidos y China". Katherine Estep, portavoz de Airlines for America. 

Washington señaló este miércoles que está dispuesto a anular su decisión si Pekín hace gestos a favor de las empresas estadounidenses. Es decir, si China ajusta su política, el gobierno norteamericano está "totalmente" dispuesto a "reexaminar la decisión".

Contenidos web relacionados