Foto
3 de jun de 2020 15:32
¿Falló Suecia en su estrategia contra la pandemia?, van 4.500 muertes por COVID-19
Red+ Internacional | AFP | Estocolmo, Suecia

El país nórdico admitió que las pocas medidas de confinamiento que impuso para enfrentar la enfermedad COVID-19 pudieron haber mejorado; más, cuando las cifras reflejan un alto nivel de mortalidad en comparación con países vecinos.

El enfoque adoptado por Suecia para contener la propagación del nuevo coronavirus pudo haber mejorado, así lo afirmó este miércoles el epidemiólogo Anders Tegnell, de la Agencia de Salud Pública.

"Suecia es uno de los pocos países que fue cerrando más y más, el resto empezó con mucho a la vez. El problema es que no se sabe qué medidas tienen más efecto, probablemente lo sabremos cuando empecemos a levantarlas". Anders Tegnell, epidemiólogo de la Agencia de Salud Pública de Suecia.

Tegnell, a menudo presentado como la cara de la estrategia sueca en la lucha contra el COVID-19, defendió la decisión de no imponer el confinamiento, como sí lo hicieron muchos otros países en el mundo.

  • Hasta el momento, Suecia suma 40.803 casos de coronavirus y 4.542 personas han fallecido, una mortalidad descrita por Tegnell como demasiado alta.

El epidemiólogo afirma, sin embargo, que no está seguro de si la introducción de medidas adicionales habría hecho la diferencia. Así mismo, las autoridades sanitarias continúan defendiendo su modelo y hablan de medidas pertinentes a largo plazo, repitiendo en los medios de comunicación que esta lucha contra el patógeno es un "maratón y no un sprint".

Suecia mantuvo abiertas las escuelas para niños (menores de 16 años de edad), cafés, bares, restaurantes y empresas, con la recomendación a todos los ciudadanos de mantener los protocolos de distanciamiento social "asumiendo sus responsabilidades".

  • Así mismo, las autoridades alentaron a la población a trabajar desde sus hogares, limitando sus contactos y lavando sus manos regularmente.

La única limitación importante fue la prohibición de las reuniones de más de 50 personas, así como las visitas a residencias de ancianos.

La decisión del Gobierno sueco ha provocado críticas, teniendo en cuenta que el número de muertes en este país supera con creces el de los demás países nórdicos, los cuales sí impusieron medidas restrictivas.

Contenidos web relacionados