Foto
3 de jun de 2020 13:52
'Un lugar santo fue convertido en campo de batalla', le dicen de la iglesia St. Johns a Trump
Red+ Internacional | Anadolu | Washington, EE.UU.

El mandatario estadounidense fue a la Iglesia Episcopal St. John's, ubicada a pocos metros de la Casa Blanca. Esta estructura había sido dañada el día anterior durante las protestas por el asesinato del ciudadano afroamericano George Floyd.

Autoridades en EE.UU. expulsaron a una sacerdotisa y a un seminarista de una emblemática iglesia de Washington poco antes de que el presidente Donald Trump apareciera inesperadamente para posar con una biblia, según informó el Religion News Service.

"Convirtieron un lugar santo en un campo de batalla. Para eso era: para despejar ese patio y que el hombre pudiera pararse frente a ese edificio con una biblia". Gini Gerbasi, pastora episcopal de la Iglesia.

La Casa Blanca negó las acusaciones sobre los presuntos actos de intimidación hacia manifestantes por medio de la violencia para despejar las calles por la visita de Trump a ese recinto.

  • A su vez, la reverenda Mariann Budde, obispa episcopal de St. John's, criticó al presidente por usar la capilla "como telón de fondo de un mensaje antiético de las enseñanzas de Jesús y a todo lo que nuestras iglesias representan para la comunidad".
"No vino a rezar. No vino a lamentar la muerte de George Floyd. Ni a tratar las profundas heridas manifestadas a través de la protesta pacífica de miles y miles de personas. No trató de calmar la situación que está explotando de dolor". Mariann Budde, obispa episcopal de la Iglesia.

Conocida como la Iglesia de los presidentes, por su proximidad a la Casa Blanca y las frecuentes visitas de los mandatarios en ejercicio, St. John's, como muchas congregaciones episcopales, presume de tener una inclinación liberal y ha mantenido un enfoque crítico hacia Trump desde el inicio de su mandato.

Contenidos web relacionados