Foto
19 de jun de 2020 11:42
Australia denuncia ataque 'ciberestatal' y señala a China
Red+ Internacional | AFP | Sidney, Australia

Este viernes, Australia señaló haber sido víctima de un ataque cibernético en entidades gubernamentales y empresas del país. Hasta el momento organismos de inteligencia no han podido detectar el origen del mismo. 

Australia confirmó este viernes un ciberataque por parte de un "actor estatal" contra los sistemas informáticos de su gobierno, el cual, según la prensa local, podría ser obra de China.

  • El primer ministro, Scott Morrison, organizó de urgencia una rueda de prensa en Canberra para prevenir a sus conciudadanos de los "riesgos específicos" a los que el Gobierno está expuesto.
"Varias organizaciones australianas son actualmente objeto de un ciberataque de un actor estatal sofisticado. Esta actividad tiene por objetivo toda una gama de sectores, niveles del gobierno, economía, organizaciones políticas, servicios de sanidad y otros operadores de infraestructuras estratégicas".  Scott Morrison, primer ministro de Australia.

De acuerdo con los medios australianos, la lista de sospechosos es muy reducida e incluye a los Estados no occidentales con competencia en este campo, es decir: China, Corea del Norte, Irán, Israel y Rusia.

  • Los medios apuntan en concreto a China, que en mayo impuso aranceles punitivos a algunos productos australianos.

El portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian, aseguró este viernes que su país era "un defensor decidido de la ciberseguridad" y que siempre mostró rechazo a "cualquier tipo de ciberataque".

  • Según la agencia australiana responsable de la información y la seguridad electrónica, este ataque fue pensado para no poder detectar su origen.

Con este objetivo los autores utilizaron programas de la 'deep web' y de acceso libre, según la misma fuente. Se trata en particular de "códigos de explotación" que atacan vulnerabilidades de antiguos productos Microsoft, Telerik, SharePoint y Citrix, así como programas 'web shell' que, una vez descargados, se quedan en servidores corrompidos.

  • Estos ataques también usan técnicas de 'phishing' que consisten en enviar mensajes con ficheros y enlaces web o Office365. Por el momento, el gobierno australiano investiga la procedencia del ataque. 

Contenidos web relacionados