Foto
7 de feb de 2021 22:30
Súper Bowl | Tom Brady conquista su séptimo título y agranda su leyenda
Red+ Internacional | AFP | Miami, EE.UU.

Tom Brady condujo a Bucaneros de Tampa a conquistar su segundo Súper Bowl de la historia, y el primero desde 2003. El mariscal, de 43 años de dad, acumuló su séptimo título y no descarta seguir con la franquicia al menos dos temporadas más.

Tom Brady agrandó el domingo su lugar en el panteón del deporte estadounidense al conquistar su séptimo Super Bowl en el rotundo triunfo 31-9 de sus Tampa Bay Buccaneers ante los Kansas City Chiefs.

A sus 43 años de edad, el mariscal de campo se convirtió en el jugador con más edad en alzar un Súper Bowl y batió a quien se considera su sucesor, Patrick Mahomes, que aspiraba a sumar su segundo título de manera consecutiva con Kansas City.

  • Coronando su primera temporada con los 'Bucs', Brady ofreció una exhibición de época con tres touchdowns, 21 pases de 29 completados, y ninguna intercepción en el Raymond James Stadium de Tampa.
"Estoy muy orgulloso de mis compañeros. Con todo lo que hemos lidiado durante todo el año... Pero el equipo tenía mucha confianza, nos unimos en el momento adecuado. Vamos a volver. Lo sabéis".

Brady fue nombrado Jugador Más Valioso (MVP) por quinta vez en su carrera. El californiano, quien tiene un año más de contrato con Tampa y no descarta seguir jugando más allá de los 45 años de edad, según clamó la estrella, acompañado en la celebración por su esposa, la modelo Giselle Bündchen, y sus dos hijos.

  • El 'quarterback' completó así una de las más brillantes páginas del deporte al ampliar su registro de títulos a siete, una cifra que no alcanza siquiera alguna de las 32 franquicias de la NFL.

Los dos equipos más laureados tienen seis campeonatos: Pittsburgh Steelers y los New England Patriots, cuya dinastía de dos décadas estuvo comandada hasta el año pasado por Brady.

Mahomes pierde el duelo generacional

A estas alturas de su carrera pocos esperaban que Brady alcanzara su décimo partido de Súper Bowl  y todavía menos cuando anunció que se mudaba al modesto equipo de Florida, que contaba con apenas un título (2002) y llevaba 13 años sin llegar a playoffs.

  • Pero Brady rápidamente conectó con sus nuevos compañeros y convenció a su gran socio en los Patriots, Rob Gronkowski, para que saliera del retiro y se le uniera.

La apuesta de Brady se confirmó ganadora ante los poderosos Chiefs de Mahomes, quien fue neutralizado por la defensa de los Buccaneers en la noche en que esperaba desbancar a Brady del trono de la NFL.

"Obviamente no he jugado como quería. Qué más se puede decir. Ellos fueron el mejor equipo hoy. Nos dieron una paliza, la peor en mucho tiempo. Pero estoy orgulloso de que los chicos y yo hayamos luchado hasta el final del partido", afirmó el jugador mejor pagado de la NFL.

Brady y Gronkowski, la mejor conexión

La edición 55 del Súper Bowl, el gran espectáculo deportivo estadounidense, ofreció todos los alicientes esperados por los 25.000 aficionados que pudieron acceder (de un total de 65.000 asientos), salvo un partido competido.

  • Buccaneers vencían ya 21-6 al descanso con tres touchdowns a pase de Brady, dos de Gronkwowski y uno de Antonio Brown.

Brady y Gronkowski alcanzaron así su quinta combinación para touchdown en un Súper Bowl, superando el récord anterior de los míticos Joe Montana y Jerry Rice. 

Chiefs volvían a necesitar una épica remontada como la que lograron en 2020 frente a San Francisco 49ers, cuando levantaron un 20-10 en contra en el último cuarto.

  • En esta ocasión, sin embargo, a Mahomes le falló la inspiración en los momentos decisivos, en los que ha construido su reputación como la estrella del futuro de la NFL.

Chiefs lograron un rápido gol de campo pero Tampa respondió rápidamente con otro touchdown del corredor Leonard Fournette.

Mahomes se sacó de la chistera varios pases imposibles que no pudieron concretar Chiefs, en una noche para el olvido de otras figuras como Travis Kelce y Tyreek Hill.

  • Ante el júbilo de la afición de Tampa, la primera que ve ganar a su equipo en su propio estadio, Kansas City ni siquiera pudo maquillar el resultado y acabó una final de pesadilla sin sumar un solo touchdown.

Contenidos web relacionados