Foto
13 de nov de 2020 06:30
¿Qué porcentaje de la vacuna Pfizer ha sido comprada por los países ‘más ricos’?
Red+ Internacional | Anadolu | EE. UU.

Según Global Justice Now, para evitar que las naciones ricas acaparen la producción de la vacuna es necesario apoyar iniciativas como la de India y Sudáfrica, que buscan suspender las reglas de propiedad intelectual en la Organización Mundial del Comercio. 

Más del 80 % de la vacuna contra COVID-19 de la farmacéutica estadounidense-alemana Pfizer ya fue vendida a los gobiernos más ricos del mundo, indicó un estudio del grupo británico Global Justice Now. Es decir, más de 1.000 millones de dosis que representan solo el 14 % de la población mundial.

  • Las grandes compras incluyen a la Unión Europea, con 200 millones de dosis y una opción por otros 100 millones; Reino Unido, con 40 millones y EE.UU., con 100 millones y una opción para comprar otros 500 millones.

La vacuna candidata de Pfizer contra COVID-19 tiene más del 90 % de efectividad para prevenir la enfermedad, indicó la compañía el lunes pasado, lo que aumentó las esperanzas en todo el mundo de combatir la mortal cepa del virus.

  • La farmacéutica afirmó que producirá 1.300 millones de dosis de su vacuna, en asociación con la empresa alemana BioNTech, para finales de 2021.
"Es probable que Pfizer ofrezca algunas dosis a los países en desarrollo en las próximas semanas a través de la alianza global COVAX (liderada por la OMS), pero esta podría ser una fracción muy pequeña de las vacunas producidas”. Global Justice Now 

El análisis también sugirió que, si bien promueven una distribución justa de las vacunas producidas, los países grandes también socavan estos esquemas al comprarlas en gran escala.

“Por un lado, el Gobierno británico está ayudando a limitar el suministro de estos medicamentos al insistir en reglas de patentes globales que impiden que los países produzcan sus propias vacunas genéricas. Por otro lado, está comprando la mayor cantidad posible de ese suministro limitado, por lo que no quedan vacunas para los países en desarrollo”. Nick Dearden, director del Global Justice Now 

Para Dearden, este es uno de los ejemplos más claros de lo desigual que es el sistema farmacéutico. "Algunos ganan miles de millones de libras, mientras que muchos otros mueren porque no pueden pagar los tratamientos o no les queda más para comprar. Esto tiene que cambiar", concluyó.

Contenidos web relacionados