Pruebas nucleares francesas en la Polinesia hacen que Macron 'agache' la cabeza
Red+ Noticias | AFP | Papeete, Francia
28 de jul de 2021 21:17

Francia trasladó en 1966 su campo de tiro del Sáhara a la Polinesia Francesa, en los atolones de Mururoa y Fangataufa, donde en 30 años llevó a cabo 193 pruebas nucleares. 

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, reconoció este miércoles que la nación tiene ‘una deuda’ con la Polinesia Francesa por los cientos de pruebas nucleares adelantadas en este territorio del pacífico sur hasta 1996, pero no se disculpó.

"Asumo y quiero la verdad y la transparencia", afirmó Macron al dirigirse a las autoridades polinesias en el último día de su primera visita al archipiélago.

En su discurso -que comenzó y terminó con unas palabras en polinesio- Macron reconoció que este tema afecta a la "confianza" entre las capitales -Papeete y París- y expresó que las víctimas de estas pruebas deberían recibir una indemnización mejor.

"La nación tiene una deuda con la Polinesia Francesa. Esta deuda es por haber acogido esos ensayos, sobre todo entre 1966 y 1974, y no podemos decir de ninguna manera que fueran limpios", declaró, en medio de aplausos.

Francia trasladó en 1966 su campo de tiro del Sáhara a la Polinesia Francesa, en los atolones de Mururoa y Fangataufa, donde en 30 años llevó a cabo 193 pruebas. Hasta 1974 fueron atmosféricas y después subterráneas.

"Quiero decirles claramente que los militares que las hicieron no les mintieron. Se expusieron a los mismos riesgos que vosotros", estimó Macron.

Pero añadió: "creo que es verdad que no hubiéramos hecho estas mismas pruebas en Creuse o en Bretaña [localidades francesas en la metrópoli]. Lo hicimos aquí porque estaba más lejos, porque estaba perdido en medio del Pacífico".

Contenidos web relacionados