“¡Por Dios, hasta cuándo!” El médico que denunció amenazas de muerte
Red+ Noticias | Soledad, Atlántico
9 de jun de 2020 00:03

Dos arreglos fúnebres habrían sido enviados al médico José Julián Buelvas en Soledad, Atlántico. El profesional de la salud trabaja en una UCI y la intimidación correspondería a una muerte asociada al COVID-19 y que sus anónimos se la atribuyen a él.

En un video, que ya circula en redes sociales, el médico internista e intensivista José Buelvas, de la unidad de cuidados intensivos -UCI- para adultos de la Fundación Clínica Materno Infantil Adela de Char en Soledad, Atlántico, describió entre lágrimas cómo habría sido víctima de dos intimidatorios mensajes.

Según Buelvas, recibió dos sufragios; uno en su lugar de trabajo y otro más en su casa.

“Me acusan de haber dejado morir a una señora, en pandemia, en la unidad de cuidado intensivo… Nosotros… es imposible que dejemos morir a la gente. Nosotros fuimos formados para salvar gente”, narró el médico José Buelvas entre sollozos.
  • Buelvas formula un pedido de auxilio y ayuda al Gobierno Nacional; por él y sus compañeros; y por todos los médicos en este país.
“Por Dios, ¿hasta cuándo?; si salimos todos los días a trabajar, en muchas ocasiones no tenemos ni siquiera las condiciones; y a pesar de eso nos enfrentamos a esta pandemia. ¡Por Dios, hasta cuándo!". José Julián Buelvas Díaz, médico internista e intensivista.

Las declaraciones de la Clínica

La institución para la cual trabaja Buelvas informó que se vieron en la obligación de implementar medidas especiales a partir de este 9 de junio.

"Todo el personal de la Fundación Clínica Materno Infantil Adela de Char, deberá trasladarse hacia la institución en ropa particular y cambiarse dentro de las instalaciones de la institución en su servicio a laborar"; un requerimiento que también debe ser cumplido al finalizar la jornada.

  • La clínica determinó también que el personal administrativo trabajará, en adelante, "en ropa particular".

El centro asistencial reportó que interpuso una querella ante la Policía, sin especificar en contra de quién recaerían las sanciones correspondientes.

Contenidos web relacionados