Por actividades extorsivas, capturan a cinco integrantes del Inpec
Red+ Noticias | Bogotá
7 de dic de 2020 11:04

En la cárcel de Villavicencio guardianes del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario de Colombia ingresaban de manera clandestina elementos tecnológicos, que eran utilizados por los reclusos para hacer llamadas extorsivas a diferentes gremios.

En el Meta, un importante trabajo interinstitucional permitió a las autoridades establecer como varios guardianes del INPEC de la cárcel de Villavicencio, ingresaban de manera clandestina celulares, sim-cards y demás elementos tecnológicos, los cuales eran vendidos a los internos en precios que oscilaban entre los $200.000 a 500.000, según la gama y la referencia.  

Lo que arrojaron los seguimientos es que estos equipos eran utilizados para realizar llamadas extorsivas a los diferentes gremios de Villavicencio y municipios aledaños, exigiendo a sus víctimas dinero por no atentar en contra de sus vidas y por dejarlos trabajar en la zona con normalidad.

Una vez reunido el suficiente material de prueba en contra de esta banda delincuencial denominada ‘Los carceleros’, fueron adelantadas varias operaciones en las que resultaron capturados cinco dragoneantes del INPEC y otros dos integrantes detenidos en Acacías y Paz de Ariporo, Meta y Casanare, respectivamente. 

  • Los capturados fueron puestos a disposición de la autoridad competente por los delitos de: extorsión agravada consumada en concurso homogéneo sucesivo. 

Magia negra y brujería en centros penitenciarios: 

A propósito de los allanamientos adelantados en diferentes cárceles de Colombia, las autoridades -además de encontrar parlantes para simular sonidos de aeropuerto, ambulancias o patrullas de Policía- hallaron material para hacer brujería como duendes de cerámica usados para garantizar la efectividad de la llamada extorsiva. 

“El materia de brujería consistía en el empleo de unos duendes de cerámica, a los cuales los internos antes de realizar una llamada extorsiva, les colocaban un billete o monedas de diferentes denominaciones, con el fin de que la extorsión surtiera los efectos y la víctima consignara”, declararon las autoridades. 

Durante los allanamientos fueron decomisados 423 celulares, 900 sim-cards, ocho microSD, siete USB, 191 cargadores, y 549 armas blancas. La información que reposaba en los dispositivos incautados es objeto de análisis e investigación por parte del Cibergaula de la Policía Nacional.

Contenidos web relacionados