Confinamiento forzado en Colombia. Foto Consejo Noruego de Refugiados.
24 de nov de 2022 09:58
Seis años después del Acuerdo de Paz, siguen los confinamientos forzados
Red+ Noticias | Bogotá

Un informe del Consejo Noruego de Refugiados indica que seis años después del acuerdo de paz en Colombia, los grupos armados mantienen a más de 100.000 personas en confinamiento forzado.

Este jueves se cumplen seis años de la firma del acuerdo de paz entre el Gobierno Nacional y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc). Sin embargo, la violencia armada persiste y el país sigue inmerso en conflictos armados no internacionales que afectan a millones de personas.

Esa es la conclusión del informe del Consejo Noruego de Refugiados (CNR), en el que además señalan que los grupos armados utilizan los confinamientos forzados como estrategia para ejercer el control sobre comunidades y territorios aislados que a menudo se utilizan para actividades ilícitas.

"Imagina que personas armadas te obligan a permanecer en tu casa, día tras día. Los  confinamientos en Colombia significan que no puedes trabajar, visitar a tu familia o  enviar a tus hijos e hijas a la escuela", dijo Juan Gabriel Wells, director interino de NRC en Colombia quien añadió: "Pedimos al Gobierno colombiano y a los actores armados no estatales que acuerden una paz duradera que beneficie a las poblaciones vulnerables afectadas  por estas inhumanas restricciones de movilidad".

El organismo resaltó que aunque el gobierno actual ha mostrado su interés y compromiso con la paz total, el impacto negativo del conflicto armado en la vida cotidiana de los civiles es cada vez mayor, lo que hace que miles de comunidades vivan en un estado de miedo, ansiedad e impotencia.

Datos de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios, OCHA, revelan que más de 2,6 millones de personas han visto restringidos sus movimientos solo durante este año 2022, siendo las comunidades indígenas y afrocolombianas algunas de las más afectadas 



Foto: Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios.


"Donde yo vivo, tenemos miedo de caminar [afuera] - no podemos hacerlo libremente.  Siempre que vienen los grupos armados, siembran minas. Si es un artefacto grande,  nos mata, y si es más pequeño, le arranca las extremidades a una persona, dejándola  con el cuerpo incompleto", dijo Nelsa, que vive en el suroeste de Colombia. 

Ante este panorama, el NRC reitera la importancia de tratar con dignidad a los civiles en el conflicto armado

"El confinamiento y las restricciones a la movilidad que estamos presenciando en  Colombia son humillantes y degradantes. Los grupos armados deben comprometerse  a poner fin a esta práctica sin sentido inmediatamente", dijo Wells de NRC.

Contenidos web relacionados