Reclutamiento de menores de edad. Imagen de referencia. Foto Luis Robayo - AFP.
26 de may de 2022 13:03
Nuevos métodos para reclutar a menores de edad del país están usando los grupos ilegales
Red+ Noticias | Bogotá

Falsos campamentos de vacaciones, promesas de regalos, sumas dinero y el uso de falsas ‘novias’ y ‘novios’ son algunas de las estrategias más usadas por los grupos al margen de la ley para el reclutamiento de menores de edad.

La vulnerabilidad de los menores de edad que aumentó durante la pandemia debido a la deserción escolar, es para los grupos armados ilegales una oportunidad para decirles a los padres de familia que se llevarían por unos días a los niños, niñas y adolescentes a campamentos de vacaciones para que no se quedaran en las casas sin hacer nada.

  • Así lo alertó la Defensoría del pueblo al explicar que esta es una de las modalidades de reclutamiento que las Autodefensas Gaitanitas de Colombia Acg - Clan del Golfo vienen desplegando hacia la población de adolescentes y jóvenes a quienes les prometen llevarlos a recibir entrenamiento en campamentos y, posteriormente, permitir que sirvan como milicianos, en las zonas donde residen.
“Los grupos armados ilegales están utilizando nuevos métodos para reclutar a niños, niñas y adolescentes en el país, como los falsos campamentos de vacaciones o las promesas de regalos de motocicletas o armas, además de las amenazas a padres y profesores”, explicó el defensor del Pueblo, Carlos Camargo, al presentar apartes del informe ‘Dinámicas actuales de reclutamiento, uso y utilización de niños, niñas y adolescentes por parte de grupos armados ilegales o delincuencia organizada’.

La Defensoría del pueblo también se refirió al incremento de la presencia y accionar de grupos de delincuencia trasnacionales, entre ellos uno denominado ‘Los Venecos’, que se unen a grupos de delincuencia organizada de alcance local de las Acg y el Eln, o para el control de la frontera colombo-venezolana entre el Eln y el grupo armado ‘Los Rastrojos’ específicamente en Norte de Santander y en Nariño. 

Estos grupos, de acuerdo con el informe, se aprovechan de los problemas socioeconómicos, agudizados por la pandemia, y engañan a los niños diciéndoles que tendrían sumas de dinero mensuales, en algunos casos de 600.000 a un millón de pesos, o que les regalarían motocicletas o armas, entre otros elementos. En otros sitios les dicen que según sus labores pueden ir ascendiendo en las estructuras criminales.

  • Según Carlos Camargo, la Defensoría del Pueblo ha conocido casos en los cuales involucran sentimentalmente a las víctimas, con supuestas novias que los inducen a ingresar a los grupos ilegales. Ellas los llevan a otros municipios con promesas de trabajo y los inducen al consumo de sustancias psicoactivas, para luego involucrarlos en las actividades de narcotráfico y la extorsión.
“En general, hay una combinación con otras conductas violatorias a los derechos como amenazas, desplazamiento forzado, desplazamientos intraurbanos, secuestro, violencia sexual, explotación sexual comercial, homicidios, desapariciones, tratos inhumanos o degradantes y restricciones a la movilidad en contra de nuestros niños”, agregó el Defensor del Pueblo.

Por último, la Defensoría del Pueblo aseguró que por el grave fenómeno de reclutamiento hace seguimiento a las comunidades indígenas:

  1. Resguardo Kwes Kiwe Nasa y el asentamiento Pueblo Nuevo, en la vereda Mesetas de Jamundí (Valle del Cauca).
  2. Consejo comunitario Alto Mira y Frontera y los resguardos Quejuambí Feliciana, Chinguirito Mira, Piedra Sellada y Hojal la Turbia del pueblo indígena Awá en el departamento de Nariño.
  3. En Puerto Córdoba, a las comunidades Curaré - Los Ingleses y a Camaritagua, Comeyafú y Yaigojé-Apaporis en Amazonas.

Contenidos web relacionados