¡No hay cama pa' tanta gente! Profesionales de la salud lo padecen en Cali
Red+ Noticias | Cali
5 de ene de 2021 20:40

Red+ Noticias estuvo en la unidad de cuidados intensivos de la Clínica Versalles, en Cali. Allí los médicos viven la angustia de encontrar una cama para sus pacientes más críticos, pero también la impotencia de ver a los adultos mayores que resultan contagiados por miembros más jóvenes de la familia.

Trece años de estudio y sacrificio son necesarios para pilotear uno de los 'aviones' más complejos de la medicina: las unidades de cuidado intensivo, un lugar al que llegan los pacientes que se debaten entre la vida y la muerte.

Esta es una tarea titánica para los profesionales de la salud, quienes admiten que estos 10 meses de pandemia han sido los más desafiantes de sus carreras, debido a que les ha significado no solo la angustia de mantener con vida a una persona con pocas posibilidades, sino también cambios en su vida emocional.

“Hemos dejado a un lado a nuestras familias, la gente que amamos, nuestros momentos libres... Para poder garantizar una atención completa a los pacientes”: Paula Andrea Vásquez, médica intensivista.

En este segundo pico de la pandemia que atraviesa Cali, peor que el primero, el personal sanitario debe cumplir turnos de hasta 24 horas o más. La jornada transcurre permeada por la preocupación que genera la búsqueda de una cama para quien tiene un estado de salud grave, zozobra que ha aumentado en los últimos días con las UCI al límite.

“El volumen de pacientes a raíz de la pandemia ha aumentado en más de un 125 - 200 %”: Paula Andrea Vásquez, médica intensivista.

Según las autoridades sanitarias de Cali, un paciente que requiera una UCI debe esperar entre 4 y 6 horas por una cama, no obstante, una vez logra entrar, las posibilidades de ganar la batalla no son muy altas.

En estas salas es visible el desgaste, pero no solo el físico y mental que demanda la misión: también la impotencia generada por los jóvenes que, faltos de conciencia, no cuidan de sí mismos y exponen a sus familiares.

"Lo que más genera dolor es ver a los adultos mayores muriendo por la irresponsabilidad de los jóvenes. A los abuelitos que han estado aislados, el nieto les lleva una manzana y a los ocho días están intubados", mencionó la médica intensivista.

Contenidos web relacionados