Foto
2 de dic de 2020 09:40
Los animales, las otras víctimas del huracán Iota en Providencia
Red+ Noticias | Anadolu | Providencia

Fundaciones animalistas han unido esfuerzos para rescatar y auxiliar a un gran número de especies que sobrevivieron, pero resultaron gravemente afectadas por el paso del huracán Iota. 

El archipiélago San Andrés, Providencia y Santa Catalina resultó visiblemente afectado por el paso del huracán Iota a mediados de noviembre. El fenómeno -primero de categoría 5 que azota el departamento- acabó con todo a su paso sin consideración alguna.

En Providencia, una pequeña isla del archipiélago colombiano, cercana a Nicaragua, de las más de 1.000 casas que había, solo quedaron cinco en pie. Una tragedia más que evidente para los humanos, pero con otras víctimas raramente visibilizadas: los animales.

  • Por ello, tres fundaciones colombianas unieron esfuerzos para rescatar y auxiliar a un gran número de animales que resultaron gravemente afectados por el paso del huracán.
“Infortunadamente la situación es bastante crítica para los animales en el archipiélago (…) La prioridad del Gobierno es evacuar a toda la población. De hecho, los que somos unidad de rescate, ya sea animal o humano, debemos ir y volver. No tenemos el permiso de estar mucho tiempo allá, no hay dónde quedarse”. Sabina Ramírez De Los Reyes, cofundadora y directora de Animal Voices

Este panorama dificulta enormemente la atención de los animales que continúan en esta isla de cerca de 17 kilómetros cuadrados. Sin embargo, a pesar de los aprietos Animal Voices, Manejo Humanitario y Adopta No Compres- han hecho todo lo posible para socorrer a perros, gatos, cerdos, caballos y vacas. 

La labor ha estado acompañada “afortunadamente” por muchísimas donaciones que están llegando tanto para las personas y la comunidad como para los animales. Aunque, al principio, la llegada de ayudas hasta la isla era bastante complicada. 

  • No obstante, no todo son malas noticias. Gracias a la gestión de las fundaciones fue posible recaudar 30 toneladas de comida para perros y gatos, donación que llegó a la isla la semana pasada. 

Estrategia de ayuda

La labor adelantada para auxiliar a los animales consiste en tres fases. La primera, en la que aún continúan trabajando, es búsqueda y rescate. Esto “implica ubicar donde están los animales, cuál es la situación que tienen, empezar a hacer una atención primaria básica, que es suturar, limpiar, alimentar”.

La segunda fase tiene que ver con procedimientos quirúrgicos, pues “hay animales que quedaron mutilados, que necesitan alguna cirugía de ortopedia, [por ejemplo], para que sufran lo menos posible. Las vacas, por ejemplo, están súper lastimadas porque como hay tanto escombro en el piso, se laceran”. 

  • Y la tercera sería practicar esterilizaciones, ya que en esta zona insular de Colombia “hay una grave problemática de reproducción descontrolada” de animales, “un tema bien complejo que afecta la salud pública”, precisó Ramírez. 

Por lo anterior, la fundación decidió instalar un punto fijo de atención en Providencia que funcionará hasta el otro año. “Tenemos planeado quedarnos hasta marzo de 2021”, indicó Sabina, al afirmar que espera el restablecimiento de servicios para brindar una mejor atención.

“Nosotros llevamos una planta de energía para que las personas en el punto de atención puedan al menos estar comunicados, operar, o darle [el chance] a la rescatista que está liderando el tema, saber cuántos animales quedaron, porque igual muchos quedaron arrasados por el mar”. Sabina Ramírez De Los Reyes, cofundadora y directora de Animal Voices
  • A la fecha, las fundaciones han atendido más de 200 perros y gatos, y han sacado de la isla a unos 35 animales con destino a ciudades como Bogotá y Medellín.

Contenidos web relacionados