Foto
5 de oct de 2020 15:57
La OMS cree que más de 780 millones de personas han estado infectadas con el nuevo coronavirus
Red+ Internacional | AFP | Ginebra, Suiza

El nuevo coronavirus, que ya habría infectado al 10 % de la población mundial, es un ’llamado de atención’ para la comunidad internacional, estimó el lunes el director de la OMS, quien defendió la reforma de la organización ante las emergencias sanitarias.

Durante una sesión extraordinaria del Consejo Ejecutivo de la Organización Mundial de la Salud -OMS- sobre la respuesta al COVID-19, Tedros Adhanom Ghebreyesus defendió la labor de la organización, acusada -en especial por el presidente Donald Trump- de tener una gestión deficiente ante la pandemia, la cual ya causó más de un millón de muertos.

Junto a él, el director de emergencias sanitarias de la OMS, Michael Ryan, explicó que ‘alrededor del 10 % la población mundial ya habría contraído la enfermedad COVID-19’, es decir, unas 780 millones de personas, mucho más de lo reportado en las cifras oficiales -35,3 millones-.

Entre tanto, Tedros defendió la reforma aplicada en los últimos tres años, de una organización que había sido acusada de haber subestimado el alcance de la crisis de Ébola en África Occidental entre finales de 2013 y 2016. 

"No vamos por el camino equivocado, pero debemos ir más rápido. La pandemia es una llamada de atención para todos (…) Tenemos que mirarnos al espejo y preguntarnos qué podemos mejorar. El mundo necesita un sistema sólido de evaluación entre iguales, animamos a los países a aportar nuevas ideas”.  Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS. 

Esta sesión extraordinaria de dos días del Consejo Ejecutivo, que reúne a los representantes de 34 países elegidos por tres años y encargado de preparar y aplicar las decisiones de los miembros, es solo la quinta en la historia de la organización.

Fue convocada por la OMS en respuesta a una resolución aprobada por los Estados miembro en mayo, que preveía una "evaluación independiente" de la respuesta a la pandemia por parte del organismo y de la comunidad internacional.

Retirada estadounidense

La OMS decretó la alerta mundial el 30 de enero por el COVID-19. Desde entonces, fue muy criticada, en especial por EE. UU., por su demora en declarar el estado de emergencia, a pesar de que el coronavirus ya había sido detectado a finales de diciembre en China.

También recibió críticas tras emitir unas recomendaciones que fueron consideradas tardías o contradictorias, especialmente sobre el uso de mascarilla o las formas de transmisión del virus. Otros señalaron además que la institución no contaba con recursos presupuestarios e independencia ante los Estados.

Este lunes, el representante austriaco, Clemens Martin Auer, alabó la actuación de la OMS, pero pidió una revisión de su gobernanza. "Nos habría gustado reunirnos antes (…) ¿El Consejo es un órgano activo o se trata de una fachada para expresar la gratitud [de los países] ante el trabajo que se realiza?", planteó.

Pero países como EE. UU. y el eje franco-alemán lanzaron unas reflexiones sobre la reforma. "Esperamos poder usar esta sesión especial para comenzar a transformar estas numerosas buenas ideas en acciones", comentó por videoconferencia el representante estadounidense, Brett Giroir, secretario adjunto de Salud.

  • Entre tanto, la OMS puso ya en marcha una campaña para recaudar fondos para la salud mental, "la gran olvidada" de la pandemia, que devastó los servicios especializados.

Contenidos web relacionados