Foto
1 de abr de 2020 16:36
Jardines infantiles privados de Bogotá piden un salvavidas a Gobierno y Alcaldía
Red+ noticias | Bogotá

Este miércoles, jardines infantiles privados de Bogotá manifestaron su preocupación por la situación económica que atraviesan a raíz de la suspensión de clases provocada por el COVID-19.

  • Los jardines argumentan que pese a mantener el trabajo pedagógico “por medio de videos y guías” para los niños, algunos padres optaron por no seguir pagando la pensión y otros no cuentan con los recursos para hacerlo.
“Los padres y las madres, en su gran mayoría, no continuarán pagando los costos de pensiones con los que se mantienen los jardines privados, pues ellos argumentan que la educación virtual no aplica para los niños y niñas de la primera infancia (…) Las familias también se han quedado sin ingresos para costear gastos de educación inicial”.

Esta situación ha sido causante de que no recauden el dinero necesario para cubrir los gastos mensuales de su nómina. “Se nos dificulta dar continuidad al trabajo pedagógico con las familias de los niños y las niñas que oscilan entre los 4 meses de edad y los cinco años”, resaltaron.

Así las cosas, debido a la complicada coyuntura que afecta sus finanzas, las instituciones de educación inicial pidieron al Gobierno Nacional y a la Alcaldía de Bogotá lo siguiente:

  1. Se realice una resolución o decreto desde la Alcaldía en los que se mencione explícitamente a los jardines infantiles privados de Bogotá, teniendo en cuenta la importancia y continuidad de su labor y los deberes que las familias deben seguir cumpliendo con el sector de la educación inicial.
  2. Se visualice que los jardines privados de Bogotá contribuimos, no solo con la formación, cuidado y protección de los niños y las niñas de la primera infancia, sino también con la economía del país. Los jardines privados somos micro empresas que pagan sueldos, parafiscales, arriendos y que contribuimos con ingresos y salarios a cientos de profesionales de la educación, de psicología, nutrición y, asimismo, de las familias que desempeñan roles de aseo y vigilancia.
  3. Se tenga en cuenta que los jardines privados de Bogotá quebrarán y no podrán seguir funcionando, una vez superada la pandemia, si no se brinda una protección social, económica y legal, que nos ampare y resalte nuestra labor.
  4. Si es posible congelarnos los cobros que tenemos frente a los arriendos y servicios públicos, por el tiempo que dure la cuarentena.
  5. Se cree un fondo de ayudas a los jardines infantiles para asumir los gastos que nos conllevan a cerrar nuestras puertas, ya que lo que el gobierno propone se sale de contexto, pues acceder a créditos para asumir las cargas económicas que está coyuntura representa, significaría asumir una deuda con las consecuencias que ello conlleva y sabemos que como jardines realizamos un aporte social invaluable en esa población especialmente vulnerable y eso es algo que debe ser protegido por la sociedad y el Estado.

Contenidos web relacionados