Foto
11 de mar de 2021 13:08
Japón conmemora una década de la triple catástrofe de marzo de 2011
Red+ Internacional | AFP | Iwaki, Japón

Ese 11 de marzo de 2011, Japón sufrió una de sus peores tragedias: primero un terremoto, luego el tsunami y por último, la inundación de la planta nuclear de Fukushima Daiichi.

Japón conmemoró con gran emoción este jueves el décimo aniversario de la triple catástrofe del 11 de marzo de 2011 --un terremoto, un tsunami y un accidente nuclear-- que ha traumatizado para siempre al país.

A las 2:46 p. m. (hora local), hora en la que el sismo sacudió el noreste del país aquel 2011, se guardó un minuto de silencio en todo Japón. Luego, se celebró una ceremonia en la que hablaron el emperador Naruhito y el primer ministro Yoshihide Suga.

Al mismo tiempo, se escuchó el ulular de las sirenas en las playas del litoral, donde se congregaron numerosas personas para orar, con las manos juntas frente al mar.

El gigantesco tsunami fue el principal causante de los 18.500 muertos o desaparecidos. Olas tan altas como edificios azotaron la costa del noreste de Japón poco después de un terremoto de magnitud 9,0.

  • Le siguió un accidente nuclear en la central de Fukushima Daiichi, que acabó inundada. Los núcleos de tres de los seis reactores sufrieron fusión, dejando ciudades enteras inhabitables durante años debido a la radiación y obligando a decenas de miles de personas a irse.

Fue el peor accidente nuclear desde el de Chernóbil (Ucrania) en 1986.

"La magnitud de los daños causados por la catástrofe es tan profunda que el recuerdo inolvidable de la tragedia persiste en mi alma", declaró el emperador.

Del mundo entero llegaron mensajes de solidaridad, entre ellos del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y de la cantante Lady Gaga.

  • Japón ha extraído algunas lecciones de la triple catástrofe, erigiendo muros antitsunami cada vez más altos, mejorando los sistemas de alerta y las carreteras de evacuación, pero los riesgos siguen siendo grandes.

El pasado 13 de febrero un terremoto de magnitud 7,3 recordó los riesgos sísmicos permanentes en las costas de Japón. Más de un centenar de personas resultaron heridas en este seísmo, considerado una lejana réplica del de 2011.

Estas conmemoraciones se celebran solo dos semanas antes de la salida, en Fukushima, del relevo de la antorcha olímpica para Tokio 2020, bautizados los "Juegos de la Reconstrucción".

  • La pandemia ha empañado estos Juegos, aplazados hasta este año, pero el gobierno japonés y los organizadores esperan que el relevo vuelva a centrar la atención sobre esta región mortificada.

Contenidos web relacionados