Congreso Estados Unidos
27 de jul de 2021 16:28
Inicio formal de investigaciones en Congreso de EE. UU. por ataque al Capitolio
Red+ Internacional | AFP | Washington, EE. UU.

‘Ataque coordinado’ con el fin de ‘perturbar la democracia’ de Estados Unidos y una ‘batalla medieval’ fueron algunas de las expresiones usadas por legisladores y testigos de la asonada contra el Capitolio en enero pasado.

Este martes inició formalmente el trabajo de una comisión de investigación parlamentaria que investigará el ataque al Capitolio del Congreso el pasado 6 de enero.

"Sabemos que hay evidencia de un ataque planificado, coordinado. Sabemos que los hombres y mujeres que irrumpieron en el Capitolio querían descarrilar la transferencia pacífica del poder en este país", señaló el legislador demócrata Bennie Thompson, presidente de la comisión de la Cámara de Representantes.

Thompson abrió la audiencia de la comisión en un entorno muy politizado que amenaza con socavar los esfuerzos para comprender qué condujo a los incidentes del 6 de enero, cuando cientos de seguidores del expresidente republicano Donald Trump entraron por la fuerza al Capitolio y atacaron a agentes de la policía.

La legisladora Liz Cheney, la republicana de mayor rango en el comité y crítica abierta de Trump, advirtió a sus correligionarios sobre la importancia de las tareas: "Ningún miembro del Congreso debería ahora intentar defender lo indefendible, obstruir esta investigación o encubrir lo que sucedió ese día. Debemos actuar con honor y deber y en interés de nuestra nación", agregó.

  • Durante su labor, los integrantes de la comisión reciben los testimonios, entre otros, de los policías atacados por los invasores, quienes recorrieron los pasillos del edificio buscando, por ejemplo, a la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, y trataron de impedir la certificación de la victoria de Joe Biden.

La violenta insurrección causó cinco muertes y decenas de policías resultaron heridos.

"Parecía una batalla medieval. Luchamos mano a mano, centímetro a centímetro para evitar la invasión", comentó Aquilino Gonell, un veterano del ejército estadounidense en Irak y uno de los tantos agentes uniformados que se presentaron a declarar ante la comisión del Congreso.
  • "Podría haber perdido la vida ese día, no una, sino muchas veces", sentenció.

De su lado, el oficial de la Policía Metropolitana de Washington, Michael Fanone, calificó la asonada de "brutal". "Me agarraron, golpearon, paralizaron, todo mientras me llamaban traidor a mi país", relató.

Contenidos web relacionados