Le pagaron con bolívares cuando le prometieron dólares: la historia de don Humberto
Red+ Noticias | Palmira, Valle del Cauca
29 de jul de 2020 18:40

La historia de un adulto mayor estafado remeció el corazón de los colombianos en redes sociales: le prometieron dólares por un trabajo, pero le pagaron con bolívares, cuyo valor es ínfimo.

En Palmira, Valle del Cauca, la historia de un engaño a un humilde adulto mayor remeció el corazón de los colombianos en redes sociales. Por cuenta de Camilo Guzmán, un usuario de Twitter, pudo conocerse lo ocurrido con el hombre de 84 años de edad.

El 28 de julio, don Humberto se acercó a una oficina de cambio de divisas en Palmira para cambiar, a pesos colombianos, un pago que había recibido por un trabajo de dos días al que se le midió debido a la necesidad económica.

Al trabajador que lo atendió, don Humberto le preguntó: "¿a cómo está pagándose el dólar?", convencido de que los billetes que tenía en sus manos correspondían a la moneda estadounidense, o al menos eso le habían dicho quienes lo contrataron.

Camilo Guzmán, que recibió los billetes de manos del adulto mayor, se percató de que algo andaba mal: no eran dólares sino bolívares fuertes. Así es, la moneda más devaluada del mundo.

Humberto, con la ilusión de irse con poco más de un millón y medio de pesos en sus bolsillos, vio su esperanza quebrada cuando el trabajador le dijo: "no se compra esa moneda porque está devaluada y no tiene costo comercial".

Como si fuera poco, en medio del infortunio, tuvo que darle otra noticia fatídica a este hombre: con suerte, podría obtener $75 de esos 500 bolívares. Optó por marcharse cabizbajo y con los ojos vidriosos, sin saber que el poder de las redes sociales terminaría recuperándole la sonrisa.

Horas después de que la triste historia fuera viral, la Alcaldía de Palmira, en cabeza de Óscar Escobar, se dio a la tarea de buscar a don Humberto, quien según Semana tiene 84 años de edad y vive con su esposa María en una pequeña habitación por la que debe pagar $150.000 mensuales.

Como en una fábula, la Secretaría de Integración Social del municipio dio con el paradero del adulto mayor. "Ojalá no le pase a nadie lo que me pasó a mí", fueron sus primeras palabras cuando lo encontraron.

Así las cosas, la secretaría creó un canal de ayuda para este habitante de Palmira, mediante el cual podrán hacerse aportes económicos que llegarán a sus manos.

Contenidos web relacionados