Adicción a juegos interna (1)
13 de may de 2021 16:45
Hijos 'pegados' a los videojuegos: ¿cuándo deben preocuparse los papás?
Red+ Noticias I Bogotá

La adicción va más allá de sentir pasión por los juegos de video. Es un patrón de comportamiento adictivo durante el cual jugar digitalmente o en video es la máxima prioridad de la persona, haciendo que su vida gire en torno a esto.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) acaba de reconocer la adicción a los videojuegos como una enfermedad mental; y aunque el manual de diagnóstico de la Asociación Americana de Psiquiatría no lo considera un trastorno oficial, sí recomienda estudiar más la adicción a los videojuegos por sus potenciales riesgos.

Los síntomas, según la OMS, incluyen una alteración de la capacidad de controlar el juego y la supremacía de este sobre otros intereses y actividades, hasta el punto de alterar el funcionamiento cotidiano del niño.

También se debe prestar atención a las reacciones emocionales de su hijo cuando no puede participar en estos videojuegos. La persona adicta, por lo general, se pone sumamente enojada, ansiosa o alterada al pensar en que debe alejarse de los juegos de video durante más de un breve período de tiempo.

  • Cuando se les confronta acerca del tiempo usado en el juego, las personas en esa situación no suelen admitir que necesitan reducir el tiempo de juego y muchos insisten en que su comportamiento es normal.

Es importante también anotar que la adicción a los videojuegos puede afectar significativamente la salud física. Debido a la naturaleza sedentaria de la mayoría de los videojuegos, las personas con este tipo de adicción tienden a hacer poca actividad física, que resultaría en obesidad, presión arterial alta, problemas hepáticos y diabetes tipo 2.

Mayo Clinic, referente de salud en tratamiento de múltiples enfermedades, sugiere tener en cuenta las recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría: los niños menos de 18 o 24 meses de edad no deben usar medios ni redes de comunicación; en los niños de 2 a 5 años de edad deben limitar el tiempo frente a una pantalla a no más de una hora diaria y es recomendable supervisar que estos vean programas de buena calidad; a medida que el niño crezca, hay que decir cuántos medios tecnológicos permite que el niño use a diario.

Algunas recomendaciones:

  • Proponga en su casa un horario de espacios libres de tecnología, estos pueden ser durante las comidas.
  • Haga actividades y excursiones familiares.
  • Aleje las pantallas de los dormitorios de sus hijos y fije horarios para el tiempo que se puede pasar frente a este tipo de dispositivos.

Contenidos web relacionados