Foto
23 de jul de 2021 21:25
#Francia | Trabajadores de la salud perderían empleos si no se vacunan contra el COVID-19
Red+ Noticias | Anadolu | París, Francia

En Francia, un número significativo de trabajadores de la salud no ha querido vacunarse contra el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, razón por la cual un proyecto de ley pretende ponerlos en cintura.

Los trabajadores de la salud en Francia que no estén inmunizados contra el COVID-19 pueden perder sus empleos y salarios si no reciben la vacuna a mediados de septiembre, según las disposiciones de un proyecto de ley aprobado por la Cámara Baja del Parlamento.

Después de horas de acalorados debates, la Asamblea Nacional adoptó este viernes el proyecto de ley relativo al manejo de la crisis de salud, que incluye disposiciones sobre vacunación obligatoria para el personal de salud, aislamiento obligatorio para pacientes positivos al nuevo coronavirus y extensión de las restricciones de pases de salud.

La iniciativa, presentada por el Gobierno para combatir los efectos de la pandemia ante la creciente circulación de la variante delta, fue aprobado con 117 votos a favor y 86 en contra.

El proyecto, que comprende anuncios sobre nuevas medidas de salud y restricciones por parte del presidente Emmanuel Macron desde el 12 de julio, ha sido presentado en el Parlamento para la aprobación de los representantes electos antes de ser aplicado.

Medidas como el pase de salud que obliga a las personas a presentar prueba de vacunación, o el resultado reciente de un test de COVID-19 negativo para el ingreso en lugares culturales y públicos con gran concurrencia, entraron en vigencia desde el pasado miércoles.

En Francia, un número significativo de trabajadores de la salud no ha querido vacunarse contra el SARS-CoV-2. El proyecto impone sanciones por incumplimiento, incluida la suspensión del servicio o el impago del salario. A las autoridades les preocupa que con la variante delta, altamente contagiosa, las personas mayores y la población médicamente frágil puedan enfrentar riesgos por los médicos y enfermeros no vacunados.

La imposición del pase de salud entrará en vigencia a partir del 30 de agosto para grandes almacenes, centros comerciales, ferias, seminarios, actividades de catering como restaurantes y cafés, actividades de transporte público de larga distancia al público y empleados de estos establecimientos y servicios. En el caso de los niños, será implementado para mayores de 12 años de edad a partir del 30 de septiembre.

Los propietarios, operadores y profesionales de estos establecimientos y servicios serán los encargados de comprobar la implantación del pasaporte sanitario. Los infractores reincidentes de las reglas en más de tres ocasiones, en un período de 30 días, estarán sujetos a sanciones de 9.000 euros y hasta un año de cárcel.

Contenidos web relacionados