Con dos masacres en 4 días, expertos alertan un deterioro de la seguridad en Colombia
Red+ Noticias | AFP | Bogotá
16 de ago de 2020 17:19

El hallazgo de cinco cadáveres en Cali y la matanza en Samaniego, Nariño, prenden las alarmas en torno a un posible recrudecimiento de la violencia en el país.

Autoridades colombianas y oenegés alertaron este domingo sobre el deterioro de la seguridad en el país, luego de que 13 jóvenes fueran asesinados en un lapso de cuatro días.

En la noche del sábado, siete hombres y una mujer fueron masacrados en zona rural de Samaniego, Nariño, en circunstancias todavía desconocidas.

Así mismo, el pasado martes, en Cali fueron hallados los cuerpos de cinco menores de edad en el barrio Llano Verde.

"La ocurrencia de masacres en el país manifiestan el altísimo grado de crudeza con la que los actores armados ilegales se encuentran disputándose los territorios para someter a la población civil a regímenes arbitrarios de violencia", mencionó la Defensoría del Pueblo.

El director para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, advirtió que "la situación de seguridad para las comunidades se ha deteriorado notoriamente". 

Para Ariel Ávila, investigador y subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, "el fenómeno pandemia" había ocultado el recrudecimiento de la violencia que, según él, se acentuó desde hace dos años.

"Si bien los actores son diferentes y los hechos tendrían motivaciones diferentes, lo cierto es que el país siente un deterioro de la seguridad", explicó el politólogo con 37 años de edad.

En regiones alejadas, Eln, disidencias de las Farc y otros grupos armados ilegales encontraron en la emergencia sanitaria un pretexto para imponer sus reglas y extender el dominio territorial, coinciden expertos.

"Los asesinos no están confinados, mientras el país se desgarra y crece la polarización. El Estado tiene que salir del confinamiento y capturar a los asesinos", pidió, por su parte, el procurador general, Fernando Carrillo.

Las recientes matanzas ocurrieron en la región del Pacífico, una de las zonas con mayor cantidad de cultivos ilícitos en el país, con 57.897 hectáreas de las 154.000 sembradas en 2019, según la ONU.

Contenidos web relacionados