Foto
5 de mar de 2021 08:07
Esposo de la Reina Isabel II, trasladado de hospital nuevamente
Red+ Internacional | AFP | Londres, Inglaterra

El duque de Edimburgo fue trasladado nuevamente este viernes del hospital St Bartholomew al hospital King Edward VII, también en Londres, anunció mediante un comunicado el palacio de Buckingham.

El príncipe Felipe, de 99 años de edad, y esposo de la reina Isabel II, fue trasladado de vuelta este viernes a un hospital privado de Londres, luego de ser operado por un problema cardíaco en un importante centro médico de la capital, anunció la casa real. 

"Tras la exitosa operación a la que fue sometido el duque de Edimburgo en el hospital St Bartholomew el miércoles, su alteza real fue trasladado esta mañana al hospital King Edward VII. Se prevé que el duque permanezca en el hospital para continuar el tratamiento durante varios días", donde había ingresado inicialmente el 16 de febrero, informó el palacio de Buckingham en un comunicado.
  • Felipe, que en junio debe cumplir 100 años de edad, fue hospitalizado a mediados de febrero como "medida de precaución" tras haberse sentido mal.

Ante las especulaciones y preocupación por su avanzada edad, Buckingham informó pocos días después de que la hospitalización no estaba relacionada con la covid-19, sino que se debía a una infección.

Bajo una fuerte expectación mediática, el lunes fue trasladado del pequeño y elegante hospital King Edward VII, situado en el barrio de Marylebone, al St Bartholomew que, según su página web, posee el mayor departamento especializado en enfermedades cardiovasculares de Europa.

Allí fue intervenido dos días después "para tratar una enfermedad cardíaca preexistente", lo que hizo temer por su vida.

  • Pero ese mismo día, la nuera del consorte, Camila, esposa del príncipe heredero al trono británico Carlos, dijo a los periodistas que el estado de salud de Felipe estaba "mejorando ligeramente".

El duque de Edimburgo, que desde su retirada de la vida pública en agosto de 2017 ha sido hospitalizado en varias ocasiones, vuelve ahora a preocupar por su salud en un momento especialmente complicado para Isabel II.

La monarca, de 94 años de edad, aislada desde el pasado marzo en su castillo de Windsor debido a la pandemia de coronavirus, ve cómo se agrava la crisis con su nieto Enrique y la esposa de este, Meghan, que abandonaron la familia real estrepitosamente hace un año.

Contenidos web relacionados