Foto miniatura
5 de oct de 2020 13:36
¿Es grave el estado de salud del presidente Trump?
Red+ Internacional | AFP | Washington, EE. UU.

Fiebre alta, fatiga y tos son algunos de los síntomas que el mandatario estadounidense ha tenido desde que anunció su positivo por COVID-19, según informó su médico, Sean Conley.

Después de que el presidente de EE. UU., Donald Trump pasara tres noches internado en el hospital militar Walter Reed como consecuencia de su diagnóstico por COVID-19, son pocos los detalles que han salido a la luz sobre su estado de salud.

  • Si bien aún es desconocida la fecha en la que el mandatario contrajo el virus, la portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, anunció que se rehúsan a decir cuándo fue la última prueba practicada con un resultado negativo.

El viernes 2 de octubre, un día después de conocer que Trump era positivo, el mandatario fue ingresado sobre las 6:30 p. m. (hora local) al hospital luego de registrar “fiebre alta”, fatiga, congestión nasal y tos, tal como fue anunciado por su médico, Sean Conley, quien agregó que, pese a estos inconvenientes de salud, el mandatario no padeció ahogos.

La tasa de saturación de oxígeno en la sangre cayó dos veces: el viernes de 94 % y el sábado de 93 %, niveles que señalan una eventual afección de los pulmones, ya que las cifras fueron inferiores a la normal de 95 %.

  • Además, Donald Trump recibió oxígeno el viernes en la Casa Blanca y especulan que el sábado tuvo que ser intervenido de la misma manera; sin embargo, Conley ha sido evasivo frente al segundo episodio.
“Su salud sigue mejorando”, afirmó su jefe de gabinete, Mark Meadows, quien además indicó que ha hecho “progresos increíbles” y la posibilidad de que este lunes retorne a la Casa Blanca, anuncio que el mismo mandatario confirmó en su cuenta de Twitter.
“Saldré del gran Centro Médico Walter Reed hoy (lunes) a las 6:30 p.m. ¡Me siento muy bien! No tengan miedo del Covid. No dejen que domine su vida. Hemos desarrollado, bajo el gobierno de Trump, ciertos conocimientos y medicamentos muy buenos. ¡Me siento mejor que hace 20 años!”, aseguró el presidente en un trino.
Entre los tratamientos recibidos por el jefe de Estado está una fuerte dosis de 8 gramos de una terapia experimental de la empresa biotecnológica Regeneron, la cual consiste en dos anticuerpos fabricados en laboratorios que buscan neutralizar el nuevo coronavirus.

También fue sometido al antiviral remdesivir y desde el sábado está recibiendo dexametasona, un corticoide para enfermedades severas y hospitalizados por SARS-CoV-2 que, según han podido probar, reduce la tasa de mortalidad.
 
  • Estos tres métodos clínicos son utilizados en diferentes fases de la infección, lo cual nutre la confusión sobre qué tan alarmante es el actual estado de salud del presidente.
En el momento, Trump también está recibiendo otros medicamentos y suplementos como el zinc, la vitamina D, famotidina, melatonina y aspirinas, según informó Conley.

Contenidos web relacionados