490X320 Algunas personas sin cita hacen fila en Hagerstown, Maryland para vacunarse. Foto Chip Somodevilla - Getty Images North America vía AFP
7 de abr de 2021 18:30
En una década, los colombianos perdieron 13 millones de años de vida por muertes prematuras
Red+ Noticias | Bogotá D.C.

La desalentadora cifra de 13 millones de años de vida perdidos corresponde a un cálculo asociado a la mortalidad prematura en Colombia; un aspecto de salud pública en el país que será analizado en el Foro ‘Haciendo Visible lo Invisible: tomando conciencia de las enfermedades no transmisibles’ de la firma Upjohn.

Según la Organización Panamericana de la Salud, OPS, citada por la compañía Upjohn, las enfermedades no transmisibles (ENT) matan a 41 millones de personas cada año, lo que equivale a 71 por ciento de las muertes que ocurren en el mundo.

  • Lo anterior significa que 15 millones de personas, de entre 30 y 69 años de edad, mueren cada año como consecuencia de las enfermedades no transmisibles (ENT).
Más de 85 por ciento de estas muertes ‘prematuras’ ocurren en países de ingresos bajos y medianos. En las Américas, por ejemplo, ocurren 5,5 millones de muertes por ENT cada año y 2,2 millones de personas fallecen antes de cumplir 70 años de edad.

Álvaro Ruíz, médico cirujano especializado en medicina interna, retrata la situación de Colombia con la siguiente comparación: “Si la expectativa de vida de las mujeres en el país es de 78 años, una mujer que se muere a los 50 habrá perdido 28 años de vida esperada. En los últimos 10 años se calcula que se hayan perdido, en Colombia, un total de 13 millones de años”.

Para el Instituto Nacional de Salud, “la carga y la amenaza mundial de las enfermedades no transmisibles constituyen unos de los principales obstáculos para el desarrollo en el siglo XXI, ya que socavan el desarrollo social y económico en todo el mundo y ponen en peligro la consecución de los objetivos de Desarrollo Sostenible, ODS, entre los que se encuentra la reducción de las muertes prematuras por ENT en un 33 por ciento para 2030”.

La Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud (OPS - OMS), han determinado que las enfermedades no transmisibles, ENT, o crónicas, son afecciones de larga duración con una progresión generalmente lenta que dan como resultado consecuencias para la salud a largo plazo y se convierten en la principal causa de muerte y discapacidad en el mundo.

Las más destacadas por sus efectos:

  • Cardiovasculares (infartos de miocardio o accidentes cerebrovasculares)
  • Cáncer
  • Enfermedades respiratorias: asma o la neumopatía obstructiva crónica
  • Diabetes
  • Trastornos de la salud mental

Existen cuatro grupos de enfermedades no transmisibles responsables de más del 80 por ciento de todas las muertes prematuras, tal como lo señalan la OPS y la OMS:

  • Cardiovasculares: 17,9 millones de muertes al año
  • Cáncer: 9,0 millones de muertes al año
  • Respiratorias: 3,9 millones de muertes al año
  • Diabetes: 1,6 millones de muertes al año

Según Catalina Ricaurte, gerente general de la división de Upjohn - líder del Cluster Región Andina "las enfermedades no transmisibles constituyen uno de los principales retos de la salud pública mundial que amerita crear espacios de reflexión. Por esta razón organizamos un foro virtual con cinco sesiones, que busca ser un escenario de análisis desde diversas especialidades médicas como: la cardiología, medicina vascular, psiquiatría, endocrinología, epidemiología y medicina interna; contando con el apoyo de sociedades científicas e importantes aliados como el Colegio Americano de Cardiología, la Asociación Iberoamericana de Telemedicina y Telesalud (AITT), y el portal especializado en Psiquiatría y Salud Mental, iPsiquiatria.com".

El encuentro será llevado a cabo durante abril y mayo con el objetivo de conectar a profesionales de la salud de América Latina en torno a una realidad desafiante que requiere un abordaje integral para tomar conciencia y hacer visible lo invisible. Para este encuentro está prevista la participación de 5.000 médicos de Latinoamérica.

Los 13 millones de años perdidos por muertes prematuras 

Ana Cristina Montenegro, médico vascular angiólogo del Hospital Universitario Fundación Santa Fe de Bogotá, quien participa como ponente en este certamen, señala que de las ENT la enfermedad cardiovascular es probablemente la que requiere mayor atención, “sabemos que hay múltiples factores de riesgo cardiovascular que inciden sobre estas patologías, dentro de la enfermedad cardiovascular incluimos la hipertensión arterial, la enfermedad coronaria, la enfermedad cerebrovascular, la enfermedad arterial periférica, la dislipidemia, la diabetes, que al final van a ser todos factores de riesgo que van a llevar a estos pacientes a tener complicaciones y a tener una gran morbilidad”.

  • Álvaro Ruíz, médico cirujano especializado en medicina interna, magister en epidemiología clínica y profesor titular de medicina interna y epidemiología clínica de la Facultad de Medicina de la Universidad Javeriana, otro de los panelistas del foro de enfermedades no transmisibles, indica que “en Colombia, de cada 10 personas con ENT mueren 1 o 2, y 1 de cada 4 de esas muertes se debe a infartos. Cuando se muere una persona, además de la muerte se pueden contar los años de vida esperados que se pierden"
"Si la expectativa de vida de las mujeres en Colombia es de 78 años, una mujer que se muere a los 50 habrá perdido 28 años de vida esperada. En los últimos 10 años se calcula que se hayan perdido, en Colombia, un total de 13 millones de años”, dice el doctor Álvaro Ruiz.

Destaca el especialista en epidemiología que “la obesidad, principal causa de diabetes, y esta última de infartos, puede desencadenar también problemas en la salud mental; y a su vez, el exceso de peso se convierte en un factor de riesgo, especialmente de cáncer”.

Para el año 2030, los especialistas estiman que alrededor de 23 millones de personas morirán por origen cardiovascular.

“Hemos visto que cuando incidimos poblaciones desde la primera infancia logramos evitar el desarrollo de enfermedades crónicas en los adultos, debemos enfocarnos sobre la población infantil de nuestros países, buscar grandes campañas para disminuir la obesidad en niños que cada vez es mayor. En los adultos es importante hacer campañas de prevención para disminuir el riesgo de desarrollar la enfermedad cardiovascular”, dice Ana Cristina Montenegro.

Añade la especialista que los factores de riesgo cardiovascular siempre serán una balanza, están los que no se pueden modificar, como el género de las personas, la edad o la carga genética; pero del otro lado están todos esos factores de riesgo que se pueden modificar al establecer hábitos de vida saludables, donde se tenga controlada la presión arterial, el colesterol, el azúcar, mantener un peso saludable y practicar una actividad física.


Soportes usados para el desarrollo de la información:

Organización Panamericana de la Salud, OPS. Enfermedades no transmisibles
Instituto Nacional de Salud. Enfermedades crónicas no transmisibles
Organización Mundial de la Salud, OMS. Enfermedades no transmisibles

Contenidos web relacionados