Foto
27 de oct de 2020 10:03
El papa Francisco sueña una Europa "sanamente laica"
Red+ Internacional | AFP | Ciudad del Vaticano, Santa Sede

Francisco aseguró sobre sus deseos de que el Viejo Continente sea laico y abierto a la trascendencia, pero que el creyente pueda profesar públicamente su fe y sus puntos de vista en la sociedad.

Este martes, el Vaticano divulgo una carta dirigida a los líderes de la iglesia católica, en la que el papa Francisco mencionaba que sueña con una "Europa sanamente laica, donde Dios y el César sean distintos, pero no contrapuestos".  

"Sueño una Europa sanamente laica. Una tierra abierta a la trascendencia, donde el que es creyente sea libre de profesar públicamente la fe y de proponer el propio punto de vista en la sociedad", añade en la misiva dirigida al Secretario de Estado de la Santa Sede, cardenal Pietro Parolin.  
  • El número dos del Vaticano tenía previsto viajar a Bruselas del 28 al 30 de octubre para participar en la conmemoración de varios aniversarios vinculados a la iglesia católica y la Unión Europea, pero la cita fue cancelada por el nuevo brote de coronavirus en toda la región europea.
"Sueño, entonces, una Europa amiga de la persona y de las personas. Una tierra donde sea respetada la dignidad de todos, donde la persona sea un valor en sí y no el objeto de un cálculo económico o una mercancía", subraya el jefe de la iglesia católica. 

Igualmente dijo: "Europa es una auténtica familia de pueblos, distintos entre sí; sin embargo, unidos por una historia y un destino común. Los últimos años, y aún más durante la pandemia, han demostrado que nadie puede salir adelante solo y que un cierto modo individualista de entender la vida y la sociedad lleva solamente al desánimo y a la soledad", advierte. 

"Una Europa solidaria y fraterna, sabrá aprovechar las diferencias y el aporte de cada uno para afrontar juntos las cuestiones que le esperan, comenzando por la pandemia, pero también por el desafío ecológico, que no se limita sólo a la protección de los recursos naturales y a la calidad del ambiente en que vivimos", reitera. 
"Se trata de elegir entre un modelo de vida que descarta personas y cosas, y uno inclusivo que valora lo creado y a las criaturas", concluyó. 

Contenidos web relacionados