Foto
11 de jun de 2020 14:32
Vacuna contra el nuevo coronavirus será probada en EU, hay 30.000 voluntarios
Red+ Noticias | AFP | Washington, EE. UU.

La vacuna experimental contra el COVID-19 de la biotecnológica estadounidense Moderna, cofinanciada por el gobierno estadounidense, entrará en la tercera y última fase de ensayos clínicos en julio con 30.000 voluntarios, anunció este jueves la compañía.

Esta nueva fase, decisiva de los ensayos, permitirá ver, en una amplia muestra de personas sanas, si la vacuna desarrollada por la empresa estadounidense Moderna, es más efectiva que un placebo para prevenir la infección por el nuevo coronavirus.

  • Luego de haber concluido con éxito el protocolo con la Agencia de Medicamentos de EE. UU. (FDA), el ensayo se llevará a cabo en colaboración con los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

Moderna está -junto a la Universidad de Oxford, la cual también hace un ensayo a gran escala con 10.000 voluntarios y espera los primeros resultados en septiembre- a la cabeza en la carrera mundial de vacunas.

La compañía biotecnológica recibió USD 483 millones del gobierno estadounidense

  • El 18 de mayo, anunció los primeros resultados alentadores en un pequeño grupo de ocho voluntarios, como parte de la primera fase de los ensayos clínicos.

La fase 2, que incluye 600 voluntarios, comenzó a fines de mayo. La vacunación se lleva a cabo en dos dosis separadas de 28 días. La mitad de los participantes recibe un placebo de forma aleatoria. 

  • Si la dosis elegida para las pruebas (100 microgramos) demuestra ser efectiva, Moderna planea producir 500 millones de dosis por año y "posiblemente hasta 1.000 millones". 

La compañía es una de las cinco en las que la administración del presidente Donald Trump ha apostado en el contexto de su operación 'Warp Speed' (a la velocidad de la luz), según el diario The New York Times, junto con AstraZeneca (socio industrial de la vacuna de Oxford), Johnson & Johnson, Merck y Pfizer.

  • El objetivo es fabricar 300 millones de dosis de vacunas para enero de 2021. 

La tecnología de Moderna, basada en el ARN mensajero, nunca ha demostrado ser efectiva contra otros virus. Su objetivo es proporcionar al cuerpo la información genética necesaria para favorecer la protección contra el coronavirus.

Contenidos web relacionados