Cara a cara de Gustavo Petro e Iván Duque en la Casa de Nariño
Red+ Noticias | Bogotá D.C.
23 de jun de 2022 19:01

Este jueves 23 de junio marca la historia de Colombia como el día en el que un presidente de derecha recibe a un mandatario electo de izquierda, quien por primera vez llega al solio de Nariño.

Algunos dirán que fue un encuentro tenso, otros que no pasó de la formalidad de uno de tantos actos protocolarios a los cuales debe someterse un presidente electo. Sin embargo, de las imágenes conocidas de esa reunión puede inferirse que entre Gustavo Petro e Iván Duque surgieron sonrisas propias del formalismo presidencial, no del político.

Más temprano, Gustavo Petro fue revestido con la credencial que le acredita su calidad de presidente electo de Colombia, documento que recibió de manos del Consejo Nacional Electoral.

Cumplido ese trámite de la autoridad electoral, el jefe de Estado electo se dirigió a la Casa de Nariño donde fue recibido por tres alfiles de Iván Duque:

  • María Paula Correa - Jefe de gabinete de la Presidencia de Colombia
  • Víctor Muñoz - Director Administrativo de la Presidencia
  • José Manuel Restrepo - Ministro de Hacienda

Ese grupo de funcionarios acompañó al líder de izquierda al lugar donde sostendría el encuentro privado con Iván Duque.

El ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, fue el encargado de ofrecer detalles del inicio oficial del empalme entre ambas administraciones: entrante y saliente.

Restrepo recordó que para este viernes, 24 de junio, está previsto el primer encuentro oficial de las dos comisiones de empalme. Aunque en un primer avance de ese mecanismo, del palacio presidencial Petro salió con los documentos que le dibujan el marco fiscal de mediano plazo de la Nación, "el cual recoge el estado actual de la financiación del país y la realidad macroeconómica colombiana".

Restrepo resumió que el encuentro estuvo basado en tres aspectos fundamentales:

  • El protocolo de la posesión presidencial
  • Las finanzas públicas
  • El proceso de empalme

Gustavo Petro dio la mano a cuanto funcionario encontró en el recorrido, la levantó otras veces para saludar a la distancia mientras caminaba sobre los icónicos pasillos de la sede de gobierno.



La emblemática fotografía de ambos mandatarios, sentados cara a cara, la describieron en un chat de periodistas con estas palabras: "juntos en una misma foto quien venció al uribismo en las urnas y el que lo acabó en el gobierno".

Gustavo Petro se fue de la Casa de Nariño, la que será su lugar de residencia a partir del 7 de agosto, tal como llegó: en silencio.


 

Contenidos web relacionados