Miembros del Ejército Nacional de Liberación - Eln.  Foto Raul Arboleda - AFP.
5 de sep de 2022 13:18
Nuevas críticas del Eln a la propuesta de 'paz total' del gobierno Petro
Red+ Noticias | Bogotá D.C.

La propuesta de incluir a los grupos armados ilegales dentro de la llamada paz total, que promueve el presidente Gustavo Petro, aún es objeto de críticas por parte del Eln.

Pese a que el Ejército de Liberación Nacional, Eln, ha dado a conocer su disposición para entablar diálogos de paz con el Gobierno del presidente Gustavo Petro, la eventual inclusión en la 'paz total' de todos los grupos al margen de la ley no ha caído bien entre sus voceros.

Así lo manifestaron este lunes por medio del comunicado que denominaron Las confusiones del proyecto de ley sobre la paz, en el cual, además de criticar la propuesta de Gustavo Petro, manifiestan molestia de que el Gobierno los equipare con las bandas criminales que se mantienen en la ilegalidad.

“En el marco de la denominada paz total, un proyecto de ley pretende que estructuras que ejercen violencia sistemática por razón de negocios de lucro y acumulación de capital, tengan el ropaje que el Derecho Internacional solo otorga a partes contendientes", expresa el comando central de esa guerrilla.

Explican que la paz total implica dos grandes trampas plausibles que pretenden desactivar por medio del diálogo a los grupos criminales que han crecido exponencialmente, a causa de dos factores:

  • La propia inmersión estructural en la miseria
  • La exclusión que rodea a miles de muchachos dedicados al narcotráfico.

En ese sentido, esa guerrilla afirma que la primera trampa es calificar a las bandas del crimen organizado sin motivaciones de alzamiento armado, conectadas con los intereses de las élites, como si fueran organizaciones de oposición, amparándose "de forma retorcida" en requisitos convencionales del Derecho Humanitario.

Se refieren también a la reciente propuesta de José Félix Lafaurie sobre la creación de un grupo de reacción solidaria inmediata conformado por ganaderos y que, según indicaron, hablan de un reciclaje paramilitar.

"Hablando por ejemplo de 'control territorial' o 'dirección de un mando responsable', como si el mando fuera quien dispara, el sicario, y no quien organiza esas redes en unas áreas con presencia estatal; se hace abstracción de dónde están las grandes fortunas amasadas con el despojo y dónde viven los determinadores, que ya hablan abiertamente de emprender el reciclaje paramilitar, como Lafaurie de Fedegán lo anunció hace pocos días", señalan. 

En cuanto a la segunda trampa, explican que radica en formular un plan de desarme, desmovilización y reinserción, no solo destinado formalmente a esas estructuras, sino más a fondo dirigido a la insurgencia del Eln para eliminarla, es decir, aplicar el mismo modelo que implementaron con las Farc recientemente y que ha sido reconocido como un fracaso.

"Una cosa es pensar en desarticular estratos de algunas bandas criminales, siendo Colombia el segundo país del mundo con más cantidad de ellas, y otra cosa es servir a la impunidad y beneficios de grandes capos ligados a poderosos sectores económicos, políticos y de las Fuerzas Armadas, dejándoles intocables en las sombras y también a un lado la responsabilidad de crímenes de Estado y el genocidio continuado ampliamente documentado", agregan.

Por último, la guerrilla reitera que no solo está de acuerdo sino que ha promovido el diálogo de paz y los acuerdos humanitarios, pero afirman que el uso del derecho internacional no está autorizado para bandas delincuenciales y debe mantenerse entre beligerantes con capacidad real de pactar y de dar cumplimiento.

Aclaran que el sometimiento judicial sí debe propugnarse en relación con dichas bandas, ya que ninguna disputa la legitimidad del régimen, como sí lo hace el Eln, razón por la cual afirman que son rebeldes y tienen su juridicidad, así como unas construcciones sociales y políticas de proyección de país.

Contenidos web relacionados