1200X628 - Mariana Gomez y Juan Felipe Jaramillo, funcionarios de la Alcaldia de Manizales
18 de nov de 2022 16:01
‘Corrientazo’ de Liberland no alcanza a quemar fusibles del alcalde de Manizales
Red+ Noticias | Por Andrés Marín Martínez - @andresymarin | Manizales, Caldas

Los estertores del escándalo por la firma de un memorándum de cooperación entre la Alcaldía de Manizales y Liberland, un país de papel, fueron dos renuncias que no aceptó el alcalde.

El anunciado debate de control político por el escándalo que propició el alcalde de Manizales, Carlos Mario Marín Correa, al firmar un memorándum de cooperación educativa con un país que no existe, solo sirvió para que dos funcionarios se echaran la culpa de lo ocurrido, pero sin efectos políticos en la capital de Caldas.

Mariana Gómez, asesora de despacho en la Alcaldía, y Juan Felipe Jaramillo, secretario municipal de TIC y Competitividad, acudieron al Concejo de Manizales para asumir la responsabilidad del escándalo mediático que provocó la firma de un pacto con un Estado inexistente que ofrecía 5 mil cupos gratuitos para estudiar inglés, hecho transmitido en la red social Facebook, borrado de las redes, pero recuperado por Red+Noticias.

"Aquí no hay dinero público comprometido. Nosotros no firmamos un convenio ni contrato, un convenio de cooperación que no tiene alcance jurídico. Finalmente nunca buscamos afectar el nombre del alcalde ni el de los manizaleños", dijo el secretario TIC y de Competitividad al defenderse en la corporación edilicia.

Mariana Gómez agregó durante su intervención, en una repetición del mismo libreto cinematográfico que usó el alcalde para hablar en Pregunta Yamid y durante una rueda de prensa en Manizales, que "aquí hubo una serie de sucesos desafortunados".

Tanto Jaramillo como Gómez insistieron en argumentar que firmaron un convenio con una "fundación"; pero de la misma tampoco existe sustento documental alguno. Olvidaron, quizás de buena fe, que el martes 8 de noviembre se referían a Liberland, al convenio y a su 'representante' en palabras como estas:

  • Dr. Randy Thompson
  • El cónsul de este país europeo
  • Una ciudad - Estado
  • Gran convenio para Manizales
  • La ciudad de Liberland
  • Querido Randy
  • Nos place este convenio
  • La república libre de Liberland
  • Memorándum de cooperación
  • Acordamos establecer relaciones diplomáticas mutuas
  • De conformidad con el derecho internacional, en particular a la Convención de Viena
  • "Gracias por estos cinco mil cupos de trabajo que abren", dijo el alcalde

Para conjurar los señalamientos los funcionarios coincidieron en repetir desde el ambón: "todos partimos de la buena fe".

De viva voz, los servidores públicos citados, Gómez y Jaramillo, anunciaron que pusieron sobre el escritorio del alcalde Carlos Mario Marín sus renuncias. Pero según Mariana Gómez, el propio alcalde le dijo, verbalmente, que no aceptaría ni su renuncia ni la del secretario Jaramillo. Y que como líder del gabinete les "daba todo el respaldo para continuar con nuestras funciones y seguir trabajando por la ciudad". Entonces, ambos llegaron al recinto amparados por el mandatario local.

Todo fue parte de un acto protocolario; tal como lo certificó la propia administración en un comunicado que publicó tan pronto terminó la discusión en el Concejo Municipal.

"La Alcaldía de Manizales se permite informar que, en los últimos días, el secretario de TIC y Competitividad, Juan Felipe Jaramillo Salazar, y la asesora de Despacho, Mariana Gómez Zuluaga, presentaron las renuncias a sus cargos, debido a su responsabilidad en los hechos relacionados con Liberland y los cursos de inglés".

En el comunicado, la Administración Municipal destacó que el alcalde Marín Correa "no acepta dichas renuncias como un gesto de respaldo a su equipo de trabajo frente al incidente".

Los funcionarios sometidos al escrutinio ya habían sido expuestos por el alcalde Marín durante una entrevista en el periodístico Pregunta Yamid. Desde entonces, los manizaleños se dieron cuenta de que el alcalde, siete días después del escándalo, había salido a explicar lo ocurrido, pero sin asumir una responsabilidad directa.

Les tocó a los funcionarios ir al Concejo de Manizales a ponerse la soga al cuello, pero conocedores de que la misma no estaba amarrada a la viga; y así evitaban que el ‘corrientazo’ tocara al alcalde.


Hasta un documento alterado...

Todo quedaría en el más absoluto mutismo si no fuera porque una concejal dejó sobre la mesa el detalle de la consulta que ella, María Constanza Montoya, le hizo al Ministerio de Relaciones Exteriores.

La cabildante quiso establecer la veracidad de uno de los documentos que la administración municipal entregó al Concejo para responder al debate. Uno de esos folios, según informó la concejal Montoya: "fue alterado".

Aún no se sabe quién engañó a quién... No es de poca monta lo que ocurrió en Manizales. La administración ha intentado sortear el "incidente", como ellos mismo lo han denominado. Del largo listado de equivocaciones que cuelgan del alcalde este ha sido el de mayor resonancia y quizás el que más caro les costará.


Es probable que la intensidad del debate baje; pero a Carlos Mario Marín Correa le corresponde enfrentar ahora la marea en materia de gestión de proyectos regionales y de ciudad. Por hablar solo de un frente, la gestión del alcalde fue cuestionada por el Comité Intergremial de Caldas, que sin mencionar a Liberland, le recordó al funcionario sus cuentas pendientes.

"El Comité Intergremial de Caldas (CIC) como vocero de los empresarios y la institucionalidad, ve con profunda preocupación los sucesos que se han venido presentando en la ciudad durante esta administración y la forma en cómo se comunican".

Los gremios caldenses resumieron en cuatro páginas las razones por las cuales el alcalde Carlos Mario Marín Correa debe apretarse su cinturón, pues están en juego iniciativas como estas:

  • Bulevar de la Calle 48
  • Intersección Los Cedros
  • PTAR Los Cámbulos
  • Cable Aéreo
  • Sistema Integrado de Transporte Público
  • Escenarios deportivos para los Juegos Nacionales
  • Aerocafé

La superación de la discusión alrededor de Liberland fue un acto de medida política, propio de las democracias. Quienes detentan el poder tienen en los integrantes de su gabinete una 'caja de fusibles'. Los queman para evitar traumatismos en el circuito del gobierno.

Esta vez, la corriente estuvo alta, pero la protección fue superior; la única damnificada: la ciudad, objeto de burla durante más de 10 días.

La discusión política en el cabildo cesó hacia las 3:40 p. m. de este viernes 18 de noviembre. En el recinto quedó claro que los efectos del 'corrientazo' volverían a la palestra manizaleña cuando los organismos de control se pronuncien. Los interesados en los cursos no saben a quién brindaron información a la hora de inscribirse y la oferta educativa oficial desapareció sin explicación alguna.

Contraloría, Fiscalía y Procuraduría emprendieron indagaciones preliminares y ya recopilaron las pruebas para allanar eventuales investigaciones.

Entre tanto, en las calles del fiel surtidor de hidalguía resuenan las palabras del secretario TIC al cerrar el debate en el Concejo: "¡Fallamos, pero Manizales es más grande que nosotros...!"


Las otras historias de esta entrega:

Contenidos web relacionados