1200X628 Foto de archivo 19-ABR-2018, la reina Isabel II habla en reunion jefes de Gobierno de la Commonwealth en Londres Foto Dominic Lipinski - AFP
8 de sep de 2022 16:09
¿Con la muerte de Isabel II, qué pasará con la Commonwealth o Mancomunidad de Naciones?
Red+ Noticias | AFP | Londres, Reino Unido

La Mancomunidad de Naciones está compuesta por varios países con el objetivo principal de cooperar internacionalmente en el ámbito político y económico con el Reino Unido.

El poder de Isabel II estaba extendido en papeles y aún lo ejercía en la práctica. Su muerte causaría un remezón, pues hay quienes creen que su desaparición llevaría a que unos 14 Estados soberanos, de los cuales ella era reina, repensaran esa condición monárquica dentro de sus regímenes políticos.

La reina Isabel II era también:

  • Jefa de las fuerzas armadas
  • Gobernadora suprema de la Iglesia anglicana (equivalente al papa en la Iglesia católica)
  • Jefa de la citada Commonwealth of Nations o en español: Mancomunidad Británica

Isabel II es la última soberana imperial y trotamundos incansable, viajó a 117 países durante su reinado e hizo más de 180 visitas a naciones de la Commonwealth.

Sin embargo, un antecedente pone en riesgo la estabilidad de esa mancomunidad. Cumplida una serie de enmiendas constitucionales, impulsadas por el Partido Laborista, el 30 de noviembre de 2021 Barbados desplazó a la monarquía constitucional en calidad de forma de gobierno después de 400 años de estar sujetos a la soberanía británica.

El hecho llevó a que Barbados sea hoy la república más joven del mundo y especialistas creen que otros territorios estarían dispuestos a seguir el mismo camino.

¿Qué hacía exactamente la reina?

Antes de bajar el ritmo a los 95 años de edad por motivos de salud, Isabel II dio 42 veces la vuelta al mundo y asistió cada año a cientos de actos, recepciones, inauguraciones y entregas de medallas.

Monarca constitucional, jefa de Estado con un papel ceremonial y estrictamente apolítica, la reina nombraba al primer ministro surgido de la mayoría parlamentaria, firmaba formalmente las leyes aprobadas por el Parlamento (desde 1708 no se ha negado nunca el consentimiento real) y los nombramientos oficiales.

Entre sus funciones estaba la de inaugurar oficialmente la sesión anual del Parlamento en Londres. Ataviada tradicionalmente con la pesada corona imperial y un manto de armiño, Isabel II leía un discurso, que no escribía ella, que exponía la política futura del gobierno.

La monarca, que por convención no votaba, se reunió casi semanalmente con los 15 primeros ministros que se sucedieron durante su reinado. Excepto con la flamante Liz Truss, a la que solo llegó a nombrar el martes. Eran encuentros confidenciales, organizados en el Palacio de Buckingham, para discutir los asuntos del momento y durante los cuales podía "aconsejar y advertir"

Sin embargo, el monarca nunca puede oponerse a las decisiones del primer ministro.

42 vueltas al mundo y otros datos...

En total, Isabel II viajó unas 42 veces alrededor del mundo para asegurar la influencia de la corona británica.

  • Recorrió 1'661.668 kilómetros fuera del Reino Unido (calcula Daily Telegraph)
  • Dejó de viajar al extranjero en 2015 a la edad de 89 años
  • Recibió 112 visitas de Estado (con incontables audiencias a nuevos embajadores)
  • Recibía a unas 139.000 personas al año
  • Envió 300.000 felicitaciones de cumpleaños a personas con más de 100 años de edad
  • Envió más de 900.000 mensajes a parejas en aniversario de diamante (60 años)
  • Envió anualmente un mensaje de Navidad, televisado durante 64 años

El día a día de Isabel II era una rutina de estudio de los expedientes gubernamentales —transmitidos en las famosas cajas rojas—, entrega de recompensas, recepciones e inauguraciones de todo tipo.

Desde la pandemia, dividió su tiempo entre:

  • El castillo de Windsor, cerca de Londres
  • El castillo de Balmoral, en Escocia, en verano
  • La residencia de Sandringham, al norte de Londres, para las vacaciones de fin de año

Tradicionalmente permanecía en Sandringham hasta principios de febrero.

Su papel más importante era la "imparcialidad", según Bob Morris, historiador de la monarquía. 

Una imparcialidad con la que era intransigente, sin dejar traslucir sus opiniones, decidida a ser el símbolo de la unidad y el orgullo nacionales, y el garante de las tradiciones.

Esta determinación, combinada con su sentido del deber, hizo que siguiera siendo inmensamente popular hasta el final.

La reina Isabel II, la monarca con más años de servicio en la historia británica y un ícono instantáneamente reconocible para miles de millones de personas en todo el mundo, murió a los 96 años de edad, dijo el Palacio de Buckingham el 8 de septiembre de 2022.

Su hijo mayor, Carlos, con 73 años de edad, sucede en el trono inmediatamente, en concordancia con siglos de protocolo. Lo que lleva a comenzar un capítulo nuevo y menos seguro para la familia real después del reinado récord de 70 años de la reina al mando de la inquietante Commonwealth of Nations.

Contenidos web relacionados