Foto
13 de may de 2021 14:10
Buenas nuevas para vacunados en EE. UU.: ya no usarán tapabocas en espacios interiores
Red+ Noticias | AFP | Washington, EE. UU.

La decisión fue tomada a la luz de estudios científicos que demostraron que las vacunas son efectivas incluso contra infecciones asintomáticas y variantes circulantes.

Los estadounidenses vacunados contra el COVID-19 ya no tendrán que usar tapabocas en espacios interiores, anunciaron este jueves las autoridades sanitarias al informar que pondrán al día sus recomendaciones.

"Todo el que esté completamente vacunado puede participar en actividades en interior y exterior, pequeñas o grandes, sin llevar mascarilla o [respetar] distancia física", declaró Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC).

"Si uno está completamente vacunado, puede comenzar a hacer las cosas que dejó de hacer debido a la pandemia. Todos hemos anhelado este momento, cuando pudiéramos volver a un sentido de normalidad", agregó la funcionaria durante una sesión informativa en la Casa Blanca.

La nueva guía de los CDC mantiene la recomendación de que las personas vacunadas sigan usando tapabocas al viajar en transporte público (aviones, autobuses, trenes), así como en aeropuertos y estaciones de ferrocarril.

Alrededor del 35 % de la población estadounidense, es decir, más de 117 millones de personas, han recibido una o dos dosis de vacuna necesarias para evitar la hospitalización en caso de un contagio con SARS-CoV-2. 

La decisión fue tomada a la luz de estudios científicos que demostraron que las vacunas son efectivas incluso contra infecciones asintomáticas y variantes circulantes. Por otra parte, las pocas personas infectadas con COVID-19 que habían sido vacunadas previamente terminaron siendo menos contagiosas.

Los viajeros internacionales completamente vacunados que lleguen a EE. UU. deben hacerse la prueba dentro de los tres días posteriores a su vuelo, o mostrar documentación de recuperación de la enfermedad en los últimos tres meses.

Las personas inmunodeprimidas deben hablar con su médico antes de dejar la mascarilla, teniendo en cuenta que, en ocasiones, no responden de forma tan efectiva a las vacunas.

Contenidos web relacionados