Foto miniatura
28 de may de 2020 09:49
Brasil y EE.UU. reportan aumento desmesurado de muertes y contagios
Red+ Internacional l AFP l Río de Janeiro, Brasil

Las cifras de fallecidos aumentan vertiginosamente y los tristes récords se acumulan en Brasil y EE.UU, donde el coronavirus ya ha matado respectivamente a 25.000 y  100.000 personas.

EE.UU. superó el miércoles en la noche el umbral de 100.000 decesos por COVID-19, y encabeza con distancia la lista seguido por Reino Unido (37.460), Italia (33.072), Francia (28.596) y España (27.118).

El presidente estadounidense Donald Trump sigue presionando a gobernadores y líderes locales para reactivar la maltrecha economía, mientras su principal asesor médico, el inmunólogo Anthony Fauci, advirtió contra los peligros de un desconfinamiento apresurado.

  • Según cálculos realizados por los investigadores del universidad de Massachusetts, el número de muertes debería aproximarse a los 123.000 en EE.UU. de aquí al 20 de junio. La Casa Blanca estima que los decesos oscilarán entre 100.000 y 240.000.

Las cifras son impresionantes pero solo reflejan una parte de la realidad ya que solo toma en cuenta las muertes de personas que habían sido oficialmente diagnosticadas. En países como Brasil o EE.UU., por ejemplo, los expertos calculan que los números reales son muy superiores.

En este momento, América Latina y el Caribe es la región donde el COVID-19 mata más personas cada día. El 27 de mayo se registraron 1.891 muertos en la zona, frente a 1.262 en EE.UU. y Canadá y 1.080 en Europa.

El aumento del número de decesos en América Latina, registra un total de 842.826 casos de los cuales 45.358 fallecieron. 

Con más de 210 millones de habitantes, Brasil totaliza 411.821 casos y 25.598 muertes por el virus, cifras alarmantes que para especialistas podrían ser hasta 15 veces superiores, debido a la ausencia de pruebas de diagnóstico.

  • El gigante sudamericano es el segundo país con más casos de COVID-19 en el mundo y el sexto en número de decesos.

El virus también alimenta una crisis política en el país, donde el presidente Jair Bolsonaro ha minimizado la amenaza de la pandemia y ha arremetido contra los gobernadores de los estados que han pedido a la gente que se quede en casa.

Contenidos web relacionados