Foto
16 de feb de 2021 07:34
#Brasil | A un mes de su inicio, avanza con lentitud la vacunación contra SARS-CoV-2 
Red+ Internacional | AFP | Río de Janeiro, Brasil

En Brasil, el segundo país más afectado por la pandemia con 239.773 muertos, han sido inmunizadas más de 5,2 millones de personas, aunque la segunda dosis de las vacunas solo ha sido aplicada a 250.000 personas. 

A pesar de tener un sistema de vacunación masiva de fama mundial, Brasil solo ha vacunado contra SARS-CoV-2 a poco más de 2 % de sus 212 millones de habitantes en 30 días. 

Con orientaciones poco claras por parte del gobierno de Jair Bolsonaro, estados y ciudades estuvieron a su suerte en un proceso de inmunización lleno de contratiempos, fraudes e incluso la suspensión de la vacunación en Río de Janeiro o Salvador, a falta de dosis del inmunizante.

  • Unos 5,2 millones de personas ya recibieron la primera dosis de la vacuna y menos de 250.000 la segunda en el segundo país del mundo más enlutado por la enfermedad COVID-19, con 239.773 muertos.

Brasil comenzó la vacunación varias semanas después que EE. UU., gran parte de los países europeos e incluso que Argentina y Chile. 

A pesar de que el gigante sudamericano ha logrado vacunar al doble de personas que Francia, por ejemplo, que comenzó a inyectar mucho antes, los expertos estiman que Brasil podría estar inmunizando a su población más rápido, dada su experiencia.  

Una prueba de ese músculo para vacunar ocurrió en 2010 cuando "más de 80 millones de personas fueron vacunadas contra el H1N1 en tres meses", dice la epidemióloga Ethel Maciel, de la Universidad Federal de Espirito Santo (Ufes).

Para Maciel, parte del problema está en la gestión del actual ministro de Salud, Eduardo Pazuello, un general del Ejército sin ninguna experiencia en el ramo. "Tenemos excelentes profesionales trabajando en el área de vacunación en Brasil, pero las personas que están por encima de ellos son militares, en su mayoría sin experiencia", lamentó.

Gestión "criminal"

La falta de planificación del gobierno y las tensiones diplomáticas derivadas de polémicas declaraciones del presidente ultraderechista -en particular sobre China- le valieron a Brasil una serie de penurias para importar las primeras dosis y los insumos necesarios para fabricarlas localmente.

Hasta la fecha, el regulador sanitario Anvisa solo ha autorizado el uso de emergencia de dos vacunas, la china CoronaVac y la británica AstraZeneca.

Apenas 12 millones de dosis estaban disponibles cuando empezó la campaña de vacunación. No obstante, el gobierno prevé disponer de 210,4 millones de vacunas AstraZeneca hasta finales de año y 100 millones de la CoronaVac hasta agosto.

  • Brasil debería haber diversificado más su menú de vacunas, en lugar de apostar "todas sus fichas al mismo número", defiende Maciel, quien ve como "criminal" el hecho de que el presidente Bolsonaro minimice constantemente la crisis sanitaria.

"Tenemos a un presidente como el principal protagonista de una campaña antivacunación, diciendo que no se va a vacunar o que las vacunas pueden convertir a la gente en cocodrilo (...) genera dudas en las personas", agregó la epidemióloga, quien firmó una de las numerosas solicitudes de destitución presentadas contra el mandatario.

Una variante preocupante

La falta de dosis "impide que realicemos la vacunación masiva tal como sabemos hacerlo", explica la microbióloga Natalia Pasternak, de la Universidad de Sao Paulo (USP).

Y el tiempo apremia debido a la variante del coronavirus detectada en la Amazonía y que ya comenzó a propagarse por el país. Según expertos, esa mutación del virus, que se sospecha es más contagiosa, podría ser causante del colapso en el estado Amazonas.

"Cuanto más dejemos que el virus circule, más mutaciones pueden aparecer", agrega Pasternak, subrayando la urgencia de "acelerar la vacunación" y de reforzar la "secuenciación de nuevas variantes".

Los especialistas también señalan situaciones absurdas derivadas de la poca orientación por parte del ministerio de Salud sobre la vacunación de los grupos prioritarios.

  • "En mi estado, solo fueron vacunados los ancianos mayores de 90 años. Pero [también hay] estudiantes de educación física, jóvenes de 20 años, siendo vacunados", relata Maciel.

Además están aquellos que lograron vacunarse antes debido a sus conexiones e influencias.

Pese a todas esas disfunciones, el ministerio de Salud asegura que todos los brasileños estarán inmunizados "antes de fin de año". A partir del 22 de febrero se prevé acelerar la vacunación, empezando en Amazonas, que sería el primer estado en lograr la inmunización de toda su población.

"Es posible que en principio tengamos las dosis suficientes, pero creo difícil que podamos gestionar eso hasta finales de año. Necesitaríamos un cambio muy radical en la gestión del ministerio", concluye el epidemiólogo Guilherme Werneck, de la Universidad Federal de Rio de Janeiro (Uerj).

Contenidos web relacionados