Foto
4 de mar de 2021 21:56
Bloquean envío de vacunas anti-covid-19 de AstraZeneca a Australia
Red+ Internacional | AFP | Roma, Italia

Por una normativa de la Unión Europea, Italia bloqueó la exportación de vacunas contra SARS-CoV-2 de AstraZeneca a Australia.

Ante la “escasez sostenida de vacunas en la Unión Europea y el retraso en el suministro de AstraZeneca", Italia bloqueó el envío de vacunas contra SARS-CoV-2 de AstraZeneca a Australia. Una decisión que no fue rechazada por ningún miembro del bloque europeo. 

El freno a la exportación fue puesto por Roma el pasado 26 de febrero, argumentando que Australia no es considerado un país "vulnerable" ante la pandemia del nuevo coronavirus y que pidió un "alto volumen de dosis".

  • Así mismo, precisó que Australia solicitó el permiso de exportación el 24 de febrero y Roma lo reenvió a la Comisión Europea dos días después, solicitando al mismo tiempo su rechazo.
"La propuesta italiana de denegación de autorización contó con el apoyo de la Comisión Europea", precisó una fuente diplomática europea en Bruselas. La cancillería italiana "emitió la denegación el mismo día en que la Comisión informó a Italia de que estaba de acuerdo con la medida" añadió.

El 28 de enero, en medio de una fuerte presión por las dificultades de AstraZeneca para distribuir la cantidad negociada de vacunas, la Unión Europea anunció un sistema de monitoreo de la exportación del producto.

El sistema, denominado "Mecanismo de Transparencia y Concesión de Licencias para las Exportaciones", tiene como objetivo recopilar información sobre la producción de la vacuna contra el covid-19 que será enviada a países que no hagan parte del bloque. 

La entrega de dosis de AstraZeneca que ha bloqueado el gobierno italiano "no estaba integrada en nuestro plan de distribución para las próximas semanas'', declaró un portavoz del ministerio. "Solo es una carga que viene de un solo país", precisó.

  • Australia, que aprobó la vacuna de AstraZeneca a mediados de febrero ya ha recibido unas 300.000 dosis de la misma y las primeras serán administradas el viernes a personal sanitario en el sur del país.

Las dosis -que se suman a las de Pfizer- deberían servir para aguantar hasta que el ritmo de la producción australiana de AstraZeneca aumente. Está previsto que la farmacéutica produzca unos 50 millones de dosis localmente.

Contenidos web relacionados