Foto
17 de nov de 2020 07:53
Atacar una instalación nuclear en Irán: el deseo de Trump que nunca se materializó
Red+ Internacional | AFP | Washington, EE. UU.

Según información revelada por The New York Times, antes de dejar la presidencia de EE. UU., Donald Trump planteó la posibilidad de atacar una instalación nuclear iraní. Al parecer, sus asesores lo habrían persuadido de no hacerlo.  

Dos meses antes de dejar el cargo, el presidente daliente de EE. UU., Donald Trump, preguntó a sus principales asesores sobre la posibilidad de atacar una instalación nuclear de Irán. Así lo informó el diario The New York Times.

Según el medio, durante una reunión en la Oficina Oval el jueves pasado, el mandatario preguntó a varios de sus asistentes -incluido el vicepresidente Mike Pence, el secretario de Estado Mike Pompeo, y el jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley-, "si tenía opciones de tomar medidas contra" ese sitio nuclear de Irán "en las próximas semanas".  

Los altos funcionarios "disuadieron al presidente de seguir adelante con un ataque militar" y le advirtieron de que una agresión de esa magnitud podría convertirse en un conflicto más grande en las últimas semanas de su presidencia, escribió el Times. 

Donald Trump hizo la pregunta después de que un informe de la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA) revelara que Irán seguía almacenando uranio. 

Las "reservas de uranio de Teherán eran 12 veces más grandes de lo permitido" por el acuerdo nuclear que Trump abandonó en 2018, tres años después de su firma con la intención de frenar la capacidad nuclear de Irán, informó la OIEA. 

Al parecer, el objetivo más probable del ataque era el complejo de Natanz. "Puede haber tentativas" de atacar Irán, "pero personalmente no preveo tal cosa", declaró el martes el portavoz del gobierno iraní, Ali Rabii, en reacción al artículo del diario estadounidense. 

"Pero en todo caso, nuestra respuesta corta siempre ha sido: a toda acción contra el pueblo iraní, le será dada una respuesta devastadora", agregó el portavoz, repitiendo una fórmula habitual empleada por las autoridades civiles y militares iraníes. 

Irán ha sido durante mucho tiempo la bestia negra de Trump. Por lo que EE. UU. se ha comprometido a intensificar las medidas punitivas, lo que algunos críticos ven como un intento de construir un "muro de sanciones" difícil de derribar para Biden una vez asuma el cargo.

Contenidos web relacionados