Alias Gentil Duarte, cabecilla de las disidencias Farc. Foto Archivo Policía.
25 de may de 2022 08:55
Alias Gentil Duarte, el temido brazo sanguinario de las Farc
Red+ Noticias | Bogotá

Las autoridades colombianas ofrecían hasta $2.000 millones de recompensa para poder ubicar a Miguel Botache Santanilla, alias Gentil Duarte, máxima cabecilla de las disidencias de las Farc.

Alias Gentil Duarte, oriundo de Florencia, Caquetá, se convirtió en un brazo importante de la guerrilla de las FARC, hoy antiguas desde que se firmó el acuerdo de paz con el Gobierno colombiano. Se fue al monte a los 17 años de edad, según el ministro de Defensa Diego Molano. Desde entonces comenzó a construir un prontuario criminal que lo convirtieron en una 'máquina de guerra'. 

  • 'Gentil Duarte', con 59 años de edad, se encontraba prófugo de la justicia colombiana, luego de desertar de los acuerdos de paz. Por su cabeza la Policía ofrecía hasta $2.000 millones. Sin embargo, parece que ese dinero no se gastará pues fuentes de la Policía confirmaron que el máximo cabecilla de las disidencias de las Farc murió en Venezuela.

El joven que entró a las filas de las antiguas guerrillas de las Farc logró convertirse en integrante del estado mayor del Bloque Oriental en 2009. En su listado criminal hay homicidios, desplazamientos, masacres, extorsiones, torturas, entre otros hechos violentos.

Con su trayectoria en la guerra, 'Gentil Duarte' lideró múltiples estructuras de las disidencias de las Farc en el suroriente del país, razón por la cual terminó convirtiéndose en uno de los enemigos de la 'Segunda Marquetalia', grupo armado organizado residual que conforman otros desertores del acuerdo de paz como 'Iván Márquez', 'El Paisa' y 'Romaña'.

Las autoridades colombianas le seguían la pista desde hacía tiempo. De hecho, en varias ocasiones se desarrollaron operativos para capturarlo o darle de baja. Eso, porque en contra de 'Gentil Duarte' pesaban delitos como terrorismo, concierto para delinquir y narcotráfico, por mencionar algunos.

Él sabía moverse entre las montañas, territorio que aprendió a conocer detalladamente en los 40 años que dedicó a la guerra. En últimas decidió irse a Venezuela, desde donde comandaba los negocios ilícitos en Colombia: narcotráfico, extorsiones y secuestros.

  • Una vida dedicada a la violencia y a la disputa del territorio que lo condenaron a la muerte por parte de sus enemigos ilegales como lo es el Ejército de Liberación Nacional (Eln).

Contenidos web relacionados